Las autoridades no descartan un cobro de cuentas como el potencial móvil para el asesinato esta mañana en la placita ubicada en la interacción de la calle Ramón López con la avenida Barbosa en Río Piedras.     

El cuerpo de Carlos Mendoza Mañón, de 21 años, fue hallado sin vida en una de las aceras del parque. Su cuerpo presentaba múltiples impactos de bala y en la escena se encontraron varios casquillos.

Según el sargento Julio Ferrau, de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales de San Juan, los familiares del joven indicaron a los investigadores que había llegado a la casa después de la 1:00 a.m. después de asistir al concierto de Romeo en el Coliseo de Puerto Rico. En eso escucharon que sonó su teléfono y en ese momento lo oyeron decir: "Hello, sí ya mismo" y salió.

"No fue hasta horas después que la hermana de esta (la madre), que vive a dos casas de aquí, de donde ocurrieron los hechos, la alerta sobre lo sucedido", dijo Ferrau.

Por su parte, el fiscal Fleming Castillo Alfaro señaló que Mendoza Mañón había sido fichado previamente por robo.

"Probablemente un saldo de cuentas", dijo Castillo Alfaro cuando se le preguntó sobre qué pudo haber pasado. "Esta es una placita frecuentada por usuarios de sustancias controladas. Esto es un abandono total", añadió.

"Pudiera ser un ajuste de cuentas, pero eso es bien preliminar. Ya se investigará, pero si un joven de 21 años ya está con récord criminal de robo, es probable que ocurra eso", afirmó el fiscal.