El municipio de Corozal se estremeció esta tarde al descubrirse el brutal asesinato de Juan Antonio Santiago Ocasio, un conocido estilista del pueblo, en el que joven se hacía llamar “Ashley”.

 

Santiago Ocasio, quien siempre vestía como mujer, fue hallado muerto a puñaladas en la cocina de su casa a escasos pasos de la parroquia católica y de la plaza pública de Corozal. El cadáver estaba desnudo, boca abajo y en medio de un inmenso charco de sangre, relató el sargento Raúl Fuentes.

 

Fuentes también indicó que era una escena sumamente violenta y que había gran cantidad de sangre en el área del baño y en el área de la cocina, lo que podría indicar que la agresión comenzó en el baño.

El oficial también indicó que la casa estaba en gran desorden, que había gavetas abiertas y desordenadas y con rastro de sangre.

 

Frente a la casa de Santiago Ocasio desapareció un Toyota Corolla del 2009, perteneciente a la víctima, que se presume fue robado por el asesino.

 

El hallazgo del cuerpo se produjo, informó el sargento Fuentes, cuando la madre de la víctima se querelló al cuartel de que desde el domingo estuvo tratando de comunicarse con el hombre y lo no lo conseguía.

 

Hasta el momento, no hay sospechosos, aunque familiares indicaron a la Policía que el domingo lo vieron en compañía de una mujer rubia.

 

Vecinos dijeron que “Ashley” era una persona querida en el pueblo y que laboraba como estilista en René Hair Studio, un salón de belleza que también ubica cerca de la plaza.

 

“Era homosexual, ¿qué le vamos a hacer? Era buena gente y bregaba bien con la gente. Al hombre lo conocía todo el mundo”, dijo Josué Negrón, un hombre de mediana edad que se tomaba un refrigerio en un cafetín cercano al lugar de los hechos.