El ministerio fiscal alega que cuando Héctor Martínez era presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado fue sobornado para que aprobara  medidas que beneficiaban a una empresa. (semisquare-x3)
El ministerio fiscal alega que cuando Héctor Martínez era presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado fue sobornado para que aprobara medidas que beneficiaban a una empresa. (Archivo / GFR Media)

Siete hombres y cinco mujeres tendrán la tarea de determinar si el exsenador Héctor Martínez y el empresario Juan Bravo son culpables o no culpables de cargos de corrupción pública.

Otros cuatro suplentes: dos mujeres y dos hombres también escucharán la prueba que a partir de mañana presentará el fiscal Peter Koski de la División de Integridad Pública del Departamento de Justicia en Washington.

En la mañana el juez federal Francisco Besosa dirigió los trabajos de la selección de jurado que culminó al filo del mediodía.

Luego del receso del almuerzo, el Ministerio Público y la defensa presentaron sus argumentaciones iniciales.

En síntesis, el ministerio fiscal representado por los fiscales Koski, Gwendolyn Amelia Stamper, Monique Abrishami y Daniel Petalas alega que Bravo sobornó al entonces senador Martínez, presidente de la Comisión de Seguridad Pública, para que aprobara dos medidas que beneficiaban a su empresa de seguridad Ranger American.

El supuesto soborno, según Koski, consistió en que Bravo pagó a Martínez un viaje a Las Vegas con los gastos pagos para ver la pelea de boxeo de Félix “Tito” Trinidad y Ronald “Winky” Wright en mayo del 2005. El exsenador Jorge de Castro Font, entonces presidente de la poderosa Comisión de Reglas y Calendario también participó en el viaje, que de regreso tuvo en una parada en Miami.

Sin embargo, la defensa de los acusados niega el supuesto soborno y asegura que el viaje se trató de un regalo que recibió el exsenador, que no tuvo la intensión de incidir en la aprobación de las medidas.

Como parte de su exposición esta tarde, el licenciado Abbe Lowell aseguró que Martínez aceptó la invitación al viaje porque lo convenció su amigo José Torres.

Insistió también en que su representado impulsó el proyecto 410 para crear el Código de Protección y Seguridad de Visitantes, Empleados e Inquilinos de Centros Comerciales, y el proyecto 471 para crear la Ley de Agencias y Guardias de Seguridad Privada de Puerto Rico porque creía en el contenido de las medidas y meses antes del viaje a Las Vegas.

Reid Weingarten, por su parte, afirmó en que no existía conexión entre el viaje y las dos medidas.

Apuntó que Bravo y de Castro Font eran viejos amigos que corrían motora juntos. Que fue de Castro Font quien hizo el acercamiento a Bravo para que Martínez formara parte del grupo que iba a Las Vegas como una oportunidad para limar asperezas con su compañero de delegación.

El abogado de Bravo afirmó que Martínez estaba reacio a viajar y que fue José Torres quien convenció al entonces político a acudir al evento de boxeo.

Ambos abogados cuestionaron la credibilidad de De Castro Font, una testigo esencial, según dijeron, para probar los cargos que imputa el Ministerio Público, y quien no ocupó el banco de los testigos durante el primer juicio.

El pasado 7 de marzo de 2011 un jurado encontró al dúo culpable de cargos de conspirar y viajar para cometer soborno.

Pero el 27 de junio de 2013, el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito de Boston revocó las convicciones del exsenador novoprogresista y del empresario. En esa decisión, determinó que el cargo de soborno contra ambos no se sostenía en derecho porque estaba basado en una teoría en la que Martínez recibió una "regalía" por favorecer a Bravo con legislación y eso no es penalizado por los estatutos federales.

Según la opinión del circuito, Besosa erró al impartir las instrucciones al jurado y no explicar la diferencia entre regalía y soborno. Destacó que las regalías no son criminalizadas, pero los sobornos sí.

El pasado 29 de noviembre, el Tribunal Supremo de Estados Unidos concluyó que Justicia federal podía celebrar un nuevo juicio contra ambos por un cargo de soborno al concluir que no se violó la cláusula de doble exposición.

El desfile de prueba empieza mañana a las 9:00 a.m.


💬Ver 0 comentarios