(horizontal-x3)
Manifestantes rompieron los cristales del edificio. (Xavier J. Araújo Berríos)

El Tribunal de Primera Instancia de San Juan falló esta tarde a favor del Banco Popular de Puerto Rico (BPPR) luego de que se presentara una demanda contra 42 personas y organizaciones luego de los daños ocasionados al edificio principal de la institución bancaria durante las manifestaciones del Paro Nacional.

En la orden de entredicho provisional enmendada, firmada por la jueza Lauracelis Roques Arroyo, se declaró con lugar el remedio de enktredicho provisional y ordenó el cese y desista.  Estará en vigor hasta el 10 de mayo a las 10:00 a.m. y pudiera ser extendida del tribunal así determinarlo.

También se señaló una vista para ese mismo día y hora en la que se atenderá el injuction preliminar, la cual "podrá ser consolidada con la vista de injuction permanente". 

La demanda solicitaba "de forma urgente los remedios de entredicho provisional e interdicto preliminar como consecuencia de las actuaciones de los demandados, que han, en resumidas cuentas: lanzado pedradas al Edificio, roto cristales del Atrio de éste y amenazado la seguridad en el Edificio y de las personas que están allí, efectivamente amenazando e intimidando a los que se encuentran dentro y obstaculizando así la libre entrada  y salida del Edificio".

Desde tempranas horas de la tarde, un grupo de protestantes se mantienen en el área de la Milla de Oro, donde varios inmuebles sufrieron daños.  La Policía, que inicialmente se había retirado, regresó y, actualmente se encuentra en el área.

La Uniformada ha lanzado gases lacrimógenos y balas de goma para ahuyentar a los manifestantes. 

Lee la demanda

En la relación de hechos, la empresa bancaria alega que "la protesta cerca del Edificio afectó los derechos de BPPR, sus empledos, arrendatarios y personas que visitan cuando poco después del mediodía, un grupo de los demandados, vestidos de negro y encapuchados, comenzaron a lanzar piedras y romper los cristales y puertas de la planta baja del Edificio, amenazando así la salud y seguridad de los que trabajan y se ubican en el Edificio. Cabe notar que las piedras las sacaron de sus mochilas".

También se alega que hay cientos de personas en el edificio que no se atreven a salir por la situación.

El BPPR sostiene en el recurso legal que si el tribunal no dicta la orden de entredicho provisional e injuction preliminar y permanente, la empresa sufriría daños "inmediatos e irreparables".

En un comunicado de prensa, Richard Carrión indicó que “es lamentable que una manifestación que se supone fuera pacífica se haya tornado violenta una vez había culminado el evento. Destruir propiedad ajena no es la manera de llevar un mensaje al pueblo de Puerto Rico. Popular es un banco nativo que durante más de 123 años ha trabajado de la mano con el país y el cual tiene en su plantilla a sobre 8,000 empleados”.

Por su parte, el presidente de la Unión General de Trabajadores, Gerson Guzmán López, sentenció en declaraciones escritas que "pretender ahora el Banco Popular adjudicarnos responsabilidad por unos actos que se desarrollan finalizada la exitosa, disciplinada y masiva actividad desarrollada por las organizaciones sindicales del país es, más allá de la infamia, un acto deliberado de la institución financiera para pretender acallar las voces que resistimos el ataque despiadado que la banca y las casas de corretaje han emprendido contra la clase trabajadora en beneficio de los intereses de los bonistas que ellos representan".


💬Ver 0 comentarios