Las bombillas

POR LAS VELAS

La mecha se hace corta. Un país a oscuras, y que promete estarlo por meses, se alumbra de todos los modos posibles. Hay linternas, hay quinqués, hay celulares, hay velas. La luz en estos días tiene muchas formas. Y con una Autoridad de Energía Eléctrica sin dindero, la luz —como la conocíamos— será una desconocida. A 22 días después del huracán, con un 89.4% de los abonados sin servicio eléctrico, la mecha va haciéndose menos, como la paciencia. Ilustración de Gary Javier.