Las casas

QUE QUITÓ EL FUEGO

No queda nada. Acaso solo cenizas. El norte de California ha sido severamente castigado por los fuegos forestales de estas últimas semanas. La temporada de estos eventos es ahora mucho más larga. El cambio climático va facturando una llama a la vez, una casa a la vez. Más de 1,500 residencias se han perdido. Una de ellas es esta. Las dos mujeres la ven, como miles de personas han visto sus casas, negocios y lugares de trabajo hacerse nada. Ya son más de 20 mil acres ardiendo. Un sinnúmero de gente con nada más que cenizas. (Jeff Chiu / AP)