José Nicolás Medina Fuentes

Tribuna Invitada

Por José Nicolás Medina Fuentes
💬 0

A cerrar el plebiscito y mantener las escuelas abiertas

Publiqué una columna en El Nuevo Día el 22 de marzo de 2017, en la que unía a la convocatoria de la convergencia nacional de soberanistas. Exhortaba a ampliar el movimiento de masas con el voto castigo, por distintas razones y mediante columnas autónomas. Como dice un amigo, cada gallina con sus pollos, a votar por el Círculo (independencia/libre asociación).

Esa era la táctica que estimaba ética y políticamente correcta en ese momento de gran descontento social y que podía derrotar la estadidad. Con esta coincidían el Partido Independentista Puertorriqueño, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, el Movimiento Unión Soberanista, independientes como Alexandra Lúgaro, figuras como Manuel Natal y Cirilo Tirado, muchos otros sectores dentro del PPD, además de grupos diversos  y no afiliados.

Luego vino la carta del secretario de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, por vía de su ayudante, declarando ilegal las definiciones de la papeleta y la exclusión del territorio. Ante eso, en abril, el Gobierno de  Ricardo Rosselló enmendó la ley del plebiscito para incluir una tercera columna con el territorio, enmendó las definiciones, y eliminó la libre asociación. También le pidió por carta a Sessions que le contestara en o antes del 22 de abril de 2017 si validaba la nueva ley y las definiciones de la papeleta electoral. No le contestaron. No habrá fondos federales para este embeleco. Anuncian que lo financiarán con los fondos de un territorio en quiebra.

Luego de la enmienda de la ley plebiscitaria, el patriotismo y el junte soberanista decidió boicotear el mamarracho plebiscitario. Esa es y ha sido mi posición en la nueva coyuntura: boicot y no darle tanta importancia a un evento donde van a ir solitos algunos, muy pocos estadistas. Que fomenta el tribalismo partidista, discordias, chismes, divisiones en la población, en un momento que hay que unificar al pueblo en las luchas contra la deuda colonial odiosa y el colonialismo,  para concentrar en las luchas en las calles y presentar como alternativa verdaderamente descolonizadora la Asamblea Constitucional de Estatus.

Recordemos  que en la táctica somos flexibles y valoramos su moralidad y eficacia si adelanta nuestros fines y estrategias. Variado el escenario hubo que variar la táctica. No creo que sea correcto invitar a darle aire a un evento plebiscitario  inconsecuente que no vale nada, no resuelve nada. Mientras cierran 179 escuelas para disque ahorrar $7 millones, promueven un evento inconsecuente que cuesta lo mismo. Es mejor cerrar el plebiscito y mantener abiertas las escuelas.

Exhorto a la sociedad civil a que el 11 de junio invitemos a todo el pueblo a denunciar y boicotear el plebiscito, a organizar reuniones en escuelas o lugares en los municipios y ciudades de la diáspora para seleccionar a cinco delegados, con representación de jóvenes y mujeres, para asistir a una pronta reunión preparatoria para organizar un Primer Congreso Anti Colonial.

Propongo el 12 de septiembre 2017 (natalicio de don Pedro Albizu Campos) o la fecha que se estime apropiada para convocar a la Asamblea Constitucional de Estatus desde la sociedad civil, ya que el bipartidismo se ha negado a convocarla. Así se podrá comenzar la descolonización de Puerto Rico y exigir reparación de agravios a la metrópolis por la deuda colonial odiosa y los daños ocasionados por el coloniaje.   

💬Ver 0 comentarios