Miriam Montes

Tribuna Invitada

Por Miriam Montes
💬 0

Ana Belén Montes, prisionera de conciencia

El regreso de Oscar López Rivera a su patria y a su familia ha significado un triunfo para el pueblo de Puerto Rico. Durante años, varios sectores del país abogaron por su excarcelación, aun cuando estos grupos respondían a distintas ideologías políticas y líneas partidistas. El caso del prisionero político, quien luchó por la independencia de la isla, logró aglutinar miles de puertorriqueños a favor de una causa justa: la liberación de un preso que cumplía una condena excesiva.

De un lado, el triunfo evidenció la conciencia clara de los puertorriqueños a la hora de protestar contra una imposición injusta y exigir una acción legítima. Demostró también la enorme solidaridad de la que fuimos capaces.

Se realizaron innumerables proyectos a favor de Oscar López Rivera, organizados por grupos solidarios, entre estos, el Comité Pro-derechos Humanos de Puerto Rico, 32 x Oscar, 33 en 33 x Oscar, las Mujeres del puente, el Comité de Solidaridad con Cuba, el Frente Socialista, para mencionar unos pocos. Las campañas para recabar el respaldo masivo lograron convocar miles de personas que participaron en caminatas, celebraron festivales culturales, firmaron peticiones de excarcelación, escribieron cartas, oficiaron actos religiosos, endosaron proclamas, donaron creaciones artísticas, publicaron en los medios de comunicación masiva y expresaron, de maneras creativas, su apoyo a Oscar López Rivera.

Los años de lucha y sacrificio nos dieron una lección que no debemos olvidar: somos un país capaz de afrontar situaciones abusivas y de perseverar en nuestro reclamo.

Hoy, sin embargo, se mantiene tras las rejas de una prisión estadounidense otra de las nuestras. Se trata de la puertorriqueña Ana Belén Montes, quien ya ha cumplido quince años de una condena de veinticinco por obedecer su conciencia a favor de principios humanitarios.

Su caso comenzó a resonar en los últimos dos años a raíz de las declaraciones del expresidente Obama en cuanto a su determinación de iniciar un proceso para normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba. Tras las históricas expresiones, los gobiernos de Estados Unidos y Cuba han restablecido diálogos conducentes a lograr vínculos de armonía y paz. Dichas iniciativas son consistentes con el objetivo de Ana Belén de proteger a los civiles del pueblo cubano contra las políticas de agresión del gobierno estadounidense.

La Mesa de trabajo por Ana Belén Montes en Puerto Rico, constituida por personas de diversos enfoques e ideologías, continúa ampliando su campaña educativa en apoyo a la prisionera de conciencia no solo en la isla sino en el Caribe, Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Tanto Oscar López Rivera como Ana Belén Montes abogaron por el derecho a la autodeterminación de las islas caribeñas. El proceder solidario de Ana Belén se inserta en la tradición de colaboración entre Puerto Rico, Cuba y República Dominicana durante sus luchas emancipadoras desde el siglo 19.

La excarcelación de López Rivera gracias al apoyo masivo del pueblo puertorriqueño se alza como señal de esperanza e inspiración para incrementar los esfuerzos en pro de la liberación de Ana Belén.

Ana Belén, de sesenta años, fue sometida recientemente a una mastectomía del seno derecho y al presente recibe tratamiento de radioterapia en la cárcel. Su precaria situación de salud se agudiza debido a que aún cumple su condena bajo condiciones de seguridad máxima.

Para más información, favor de visitar la página de Facebook Libertad para Ana Belén Montes o escribir a [email protected]

Otras columnas de Miriam Montes

viernes, 13 de octubre de 2017

Cómo convivir con una bruja

La escritora Miriam Montes Mock declara su orgullo por pertenecer a esa gente que echa el resto a pesar del embate del huracán María

💬Ver 0 comentarios