Mónica I. Feliú Mójer

Tribuna Invitada

Por Mónica I. Feliú Mójer
💬 0

Ecosistema del conocimiento

Lo hemos escuchado miles de veces. Puerto Rico necesita moverse hacia una economía basada en el conocimiento. Una economía en la cual las ideas son la moneda fuerte y el mayor propulsor de crecimiento.

Desafortunadamente, Puerto Rico continúa rezagado en este cometido. Según el Instituto de Estadísticas, en 2008, la economía del conocimiento de Puerto Rico estaba número 41, de 135 a nivel mundial. Competidores importantes como Finlandia (3), Irlanda (11) y Singapur (24), obtuvieron mejor posición.

La crisis fiscal que vive el País sin duda pone en relieve la necesidad de propulsar nuestra economía del conocimiento. La investigación y el desarrollo, en particular en las áreas de ciencia y tecnología, son ejes clave para ponerla en marcha.

En medio de esta crisis, invertir en la ciencia y la tecnología puede parecer un lujo, pero la realidad es que si queremos avanzar a Puerto Rico, es una necesidad. Sin embargo, la apuesta a la ciencia y la tecnología es una a largo plazo, que requiere visión y mucha paciencia.

En el más reciente y último episodio de la serie especial “Puerto Rico Vota ConCiencia” del podcast Mirada Científica para Ciencia Puerto Rico, los candidatos a la gobernación discuten cómo proponen promover o aumentar la inversión en la ciencia, tecnología e innovación para aportar a la economía puertorriqueña.

ESCUCHA PUERTO RICO VOTA CONCIENCIA – ECONOMÍA AQUÍ

Puerto Rico ha dado pasos importantes para fomentar la actividad económica basada en conocimiento en la última década. La creación de subvenciones para científicos locales, un acelerador de empresas tecnológicas emergentes, la consolidación de una oficina de transferencia de tecnología y la construcción de espacios de investigación de alto calibre son algunos ejemplos.

Sin embargo, la estrategia de inversión económica en la investigación científica no se da en un vacío y necesita tomar en cuenta la educación, la política pública y la infraestructura de investigación de Puerto Rico.

Mientras escuchaba el episodio de Puerto Rico Vota ConCiencia sobre economía, no pude evitar pensar que Puerto Rico necesita mucho más que desarrollar una economía del conocimiento. Necesitamos desarrollar un ecosistema de conocimiento.

Para lograr un ecosistema de conocimiento el País necesita una educación en ciencias y matemáticas de calidad, no sólo para la formación de nuestros futuros científicos e ingenieros, sino para ayudar a que nuestro pueblo tome decisiones informadas sobre su salud, el ambiente y la política, entre otras cosas. Según las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico, en el 2015, 6 de cada 10 estudiantes de 11mo grado no dominaba destrezas en ciencia y sobre de 9 de cada 10 estudiantes no dominaba destrezas en matemáticas.

La política pública científica y de innovación de Puerto Rico necesita estar en sinergia con las estrategias de inversión económica. También hacefalta una infraestructura de investigación cohesiva y sustentable, que tome en cuenta nuestras ventajas competitivas y que sea resistente a los cambios políticos y de disponibilidad de fondos, entre otros factores.

Finalmente, Puerto Rico necesita estrategias y mecanismos para aprovechar la riqueza de su capital humano—independientemente de dónde se encuentre geográficamente. Por la pasada década Ciencia Puerto Rico ha demostrado el impacto positivo de conectar redes de conocimiento y ponerlas al servicio de nuestra gente. Es hora de integrar en su totalidad a la comunidad científica y tecnológica en la resolución del problema más apremiante que hemos enfrentado en generaciones.

En esta coyuntura histórica, tenemos que exigir a nuestros candidatos y candidatas a la gobernación que más allá de ideas, ofrezcan planes de acción—con lujo de detalles—sobre cómo harán de un ecosistema de conocimiento para Puerto Rico una realidad.

(La autora es doctora en neurobiología, comunicadora científica y vice-directora de Ciencia Puerto Rico (www.cienciapr.org).

💬Ver 0 comentarios