Fermín Arraiza

Tribuna Invitada

Por Fermín Arraiza
💬 0

El paro es solo el inicio de la defensa del pueblo

Comenzaré en esta ocasión por felicitar a los organizadores del Paro por su sentido de responsabilidad y capacidad organizativa. El preámbulo de la actividad fueron varios actos de protesta y marchas que fueron intensificándose debido a los estilos dictatoriales del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz y los arrestos ilegales a manos de agentes encubiertos que ya venían provocando violencia en huelgas anteriores.

El reclamo del pueblo se hizo sentir: “Auditoría Ahora”. Los actos comenzaron con protestas frente a la Fortaleza, seguidos por una manifestación en el aeropuerto y marchas multisectoriales que coincidieron frente al actual Tribunal de Apelaciones, edificio de la alegada sede de la Junta. Asistí a la actividad desde temprano en la mañana uniéndome a los estudiantes de University High School (UHS) y de la Escuela Libre de Música. Coincidimos con los empleados del Municipio de San Juan hasta llegar frente a la tarima, donde varios estudiantes expresaron sus consignas. El tema del recorte de beneficios a los empleados públicos no se hizo esperar. La asistencia fue masiva, el mensaje claro. La deuda no es del pueblo; auditen la deuda; que paguen los responsables.

Sin embargo, la prensa ha prestado mayor atención a los actos de destrucción de propiedad ocurridos al finalizar. Curiosamente los actos ocurrieron a plena vista de la policía, quienes tenían instrucciones de no intervenir, logrando lo que a todas luces fue una estrategia para desviar la discusión de lo verdaderamente importante. ¿Y el tema de los infiltrados? No perdamos de perspectiva que la Junta es una imposición del Congreso para que paguemos una deuda que le correspondía a Estados Unidos evitar a través de una sana administración colonial. Al incumplir con su deber de administrar (fiducia), imponen tiránicamente una entidad por la cual nadie votó o prestó su consentimiento.

La Declaración de Independencia de Estados Unidos (1776) se redactó en repudio a los actos de tiranía de Inglaterra. Posteriormente, la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó: “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”. La imposición de la Junta, así como todas las medidas fiscales que atentan contra el derecho a la educación, a la salud, al trabajo y a muchos otros como a la autodeterminación y a la democracia.

Hay quienes se quejan de cristales rotos pero, realmente, ¿de dónde viene la violencia? ¿No es de la Junta? ¿O de nuestro Gobierno que los protege y no se les enfrenta? ¿Qué responsabilidad de la deuda recae sobre el sector financiero? El derecho del pueblo es a protestar, a luchar por sus derechos humanos, a que se les respete; y éste, parece ser solo el comienzo.

Otras columnas de Fermín Arraiza

jueves, 1 de junio de 2017

Integración vs anexión

El abogado Fermín L. Arraiza Navas llama al boicot del plebiscito del 11 de junio de 2017

💬Ver 0 comentarios