José Caraballo Cueto

Tribuna Invitada

Por José Caraballo Cueto
💬 0

El salario mínimo, ¿causa desempleo?

El Informe Krueger y otros estudios informales -no publicados en revistas científicas- argumentan que el desempleo en Puerto Rico se debe a la aplicación del salario mínimo federal. El racional es: Estados Unidos es más desarrollado que Puerto Rico, por tanto no pueden compartir el mismo salario mínimo. Sin embargo, Austria, Japón, Irlanda, Gran Bretaña, Holanda, Canadá, Bélgica, Francia, Luxemburgo y Australia tienen un desarrollo similar al de Estados Unidos y tienen un salario mínimo mayor (en Australia es $17 por hora). Por ende, es incorrecto establecer a priori que $7.25 por hora es muy alto para Puerto Rico: quizás es que $7.25 es muy bajo para Estados Unidos.

Otro argumento es que necesitamos mayor desigualdad: para que baje el desempleo en Puerto Rico se debe tener mayor diferencia entre el salario mínimo y el salario promedio, como ocurre en Estados Unidos. Sin embargo, Nueva Zelanda tiene un abismo mucho menor entre su salario mínimo ($14.75) y su salario promedio por hora ($18.09) y su tasa de desempleo es similar a Estados Unidos.

Hice un estudio más profundo sobre el salario mínimo, publicado recientemente en el Journal of Industrial Relations; quizás la primera vez que un estudio de este tema sobre Puerto Rico aparece en una revista arbitrada internacionalmente. Encontré que el año que Puerto Rico obtuvo su tasa de desempleo más baja fue 1969, cuando todavía no se aplicaba el salario mínimo federal. El salario mínimo de 1969 fue superior al actual, por lo que no hay evidencia a priori sobre la altitud de nuestro salario mínimo. Utilizando estadísticas avanzadas hallé resultados robustos indicando que cuando aumentó el salario mínimo en 2007-2009, las ventas aumentaron al igual que el empleo; en una especie de “crecimiento liderado por los salarios” (wage-led growth le llama la literatura).

Bajar el salario mínimo no traerá más desarrollo por varias razones. Primero, reduce la demanda agregada vía la baja en el poder adquisitivo. Segundo, al precarizar el empleo se empujaría a las personas a migrar o trabajar informalmente complementando sus ingresos con ayudas federales. Tercero, empobrecería al pueblo y acrecentaría nuestra desigualdad económica que ya está entre las peores del mundo. Cuarto, pocas empresas expandirán su producción pues ya tienen el número óptimo de empleados. De hecho, hay sectores de altos ingresos -como la manufactura- donde el salario mínimo no es un determinante para la creación de empleos ya que todos sus trabajadores ganan más del mínimo.

El desempleo alto en Puerto Rico responde al bajo nivel de producción de bienes y servicios. Es decir, responde al enanismo del sector privado, a la timidez del empresariado local y al desplazamiento de las empresas locales por parte de empresas extranjeras. Los países europeos, Estados Unidos y los “Tigres Asiáticos” exportan proporcionalmente más que Puerto Rico a pesar de tener salarios superiores.

Nuestro desempleo alto existía antes del establecimiento del salario mínimo y de las transferencias federales. Cambiemos ya el enfoque neoliberal fracasado. Legislemos estatalmente el salario mínimo óptimo de Puerto Rico, el cual rondaría $8.61 por hora.

Otras columnas de José Caraballo Cueto

viernes, 3 de noviembre de 2017

La economía después de María

El economista José Caraballo Cueto expresa que las reformas de mercado fracasadas no llevarán a Puerto Rico a liderar nuevamente el Caribe. Es hora de cambiar el enfoque.

viernes, 20 de octubre de 2017

A capitalizar tras el impacto de María

El profesor José Caraballo Cueto analiza aspectos negativos y positivos sobre la coyuntura actual y qué podemos hacer para beneficiar a la Isla tras el golpe del huracán María

jueves, 31 de agosto de 2017

A eliminar la venta de subsidios

En tiempos de estrechez y precariedad económica, el profesor universitario y economista José Caraballo Cueto indica que urge eliminar la venta de subsidios del gobierno

💬Ver 0 comentarios