Arturo Massol Deyá

Tribuna invitada

Por Arturo Massol Deyá
💬 0

Hablemos claro sobre la calidad del agua

Además de pequeños, dependientes e incapaces de valernos por nosotros mismos, nos dicen que seguimos siendo más de lo peor de todo. Ahora es la frecuencia de violaciones a parámetros de calidad de agua, según el reciente informe de la Asociación Nacional de Derecho Ambiental y Enlace Latino de Acción Climática. De acuerdo al análisis, Puerto Rico presentó la frecuencia más alta de violaciones a la Ley Federal de Aguas Limpias que cualquier estado o territorio de Estados Unidos.

Destaca el estudio un problema sistémico donde el 99.5% de nuestra gente se expuso a consumo de agua no apta y la necesidad de inversiones capitales para corregir estas faltas. Por otra parte, sobresale la frecuencia de violaciones a la regla de ‘plomo y cobre’ aunque no se estipula la magnitud de la violación, ni cuál de los dos elementos es el problema. Por ejemplo, por la geología del país, encontrar cobre en cuerpos de agua muy bien podría ser de origen natural y no necesariamente contaminación. Y aunque la regulación es de avanzada, igual debemos reconocer que sus estándares fueron establecidos para Estados Unidos continental. Allá los coliformes se utilizan como un buen indicador de contaminación fecal pero, en el trópico, estos microorganismos se encuentran hasta en las bromelias de El Yunque. Con esto no quiero desmerecer las advertencias que se desprenden de un análisis que tiene gran valor y debe mirarse con mucho rigor. Lo que sí debemos es profundizar en las acciones particulares que requieren intervención.

Proteger la cuenca hidrográfica sigue siendo la estrategia más evidente y desatendida para prevenir muchos problemas. La calidad de agua del río o del embalse tiene una relación directa en el gasto y la eficiencia de procesar el líquido previo a su consumo. Pero un asunto es la existencia de problemas específicos y otra cosa es construir una crisis.

Una parte sustancial de la deuda pública ha sido para construir, operar y mantener una amplia infraestructura para el manejo de agua. Esta incluye deudas por la canalización de ríos, construcción de embalses, supertubos y tuberías de distribución, sistema de alcantarillado, plantas para potabilizar agua y otras para el tratamiento de aguas usadas. Aunque el deterioro se observa en algunos renglones, la infraestructura de Puerto Rico debe ser la envidia de muchos países. Por factores climatológicos, geológicos y de mala planificación, procesar agua en Puerto Rico supone grandes retos a diferencia de sistemas continentales con mucho menos frecuencia de variaciones en la materia prima que le toca potabilizar. Afortunadamente, contamos también con buenos ingenieros y operadores con gran capacidad técnica.  

Tras invertir de nuevo en una infraestructura multimillonaria, ¿querrán dictar desde afuera la agenda de inversiones del país para nuevo endeudamiento? ¿Será esto una antesala a la privatización? En Detroit ocurrió así con su versión de Junta de Control Fiscal (Emergency Manager) y, en lugar de mejorar, los cambios provocaron contaminación del agua y daños graves a la salud de la gente en el caso de Flint (ciudad cercana a Detroit). En Detroit, incluyó privatización, lo que a su vez provocó cortes de agua expeditos a clientes que se atrasaban en sus pagos. Una vez interrumpido el servicio, llegaba el equivalente al Departamento de la Familia a acusar a la gente de vivir en condiciones no aptas para criar a sus hijos. Todo esto provocó que familias enteras abandonaran sus residencias para mudarse con familiares, lo que promovió desplazamiento y gentrificación de la ciudad.

Las ramificaciones de esta no tan ‘nueva’ crisis podría llevarnos por rutas inducidas y equivocadas. Debemos estar alerta, exigir información y promover los ajustes que respondan a nuestras necesidades. Confío en el agua de Adjuntas, sé que viene del Bosque La Olimpia que cuidamos en Casa Pueblo. De ahí también sale hasta el embalse Dos Bocas, desde donde se transporta por el supertubo hasta muchas zonas metropolitanas. ¿Sabes de dónde viene la tuya? ¿Participas de su protección? La agenda del agua es agenda de todos.

Manténgase al tanto de análisis y opiniones sobre sucesos de actualidad. Reciba por correo electrónico nuestro boletín con columnas del día. Regístrese gratis en https://newsletters.elnuevodia.com/

Otras columnas de Arturo Massol Deyá

💬Ver 0 comentarios