Wilda Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Wilda Rodríguez
💬 0

La campaña de odio a Oscar

En junio de 1980 Lolita Lebrón marchó con el puño en alto junto a cadetes de la república del Partido Nacionalista Puertorriqueño por la Quinta Avenida de Nueva York. Recién salida de la cárcel donde estuvo presa veinticinco años por el ataque nacionalista al Congreso en 1954. Para muchos puertorriqueños es una héroe y así lo reconoció el Desfile Nacional Puertorriqueño de Nueva York honrándola.

En junio del 2000 el Desfile honró a otro héroe nacional del sector independentista: Pedro Albizu Campos, a quien se le reconoce como la inspiración de la lucha armada contra el gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico. Su espíritu caminó la Quinta Avenida entre miles de banderas monoestrelladas.

Este 11 de junio de 2017 Oscar López Rivera hará el mismo recorrido diseñado por los boricuas de Nueva York para pasear su identidad en el desfile patrio más grande que se conoce en el continente norteamericano. Un desfile que tradicionalmente ha honrado a puertorriqueños de todos los caminos y todas las ideologías, como lo ha hecho con José Celso Barbosa y con Luis Muñoz Marín.

El Partido Nuevo Progresista celebra ese día en Puerto Rico un plebiscito apócrifo que alega para la descolonización definitiva de Puerto Rico. Obligado por la metrópolis a incluir la colonia como opción, esa consulta ha perdido legitimidad. Rechazado por las fuerzas descolonizadoras soberanistas del país, los anexionistas van solos y obtendrán una victoria pírrica a la que desde ahora no se resignan.

La campaña de odio contra Oscar López que inició el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y un sabotaje empresarial al Desfile es su última carta en la campaña de miedo, mentira y odio con la que pretenden llevar a sus afiliados a las urnas. Son los únicos argumentos que les quedan. La misma metrópolis se ha encargado de destruirle todos los demás.

Continúan propagando el miedo a la pérdida de la ciudadanía norteamericana aun cuando el Departamento de Justicia Federal los regañó por difundir la mentira, recordándoles que “…under current law, Puerto Ricans have an unconditional statutory right to birthright citizenship.”

Continúan propagando el miedo al comunismo y la Guerra Fría que terminó hace veintiseis años. Continúan propagando el miedo a la soberanía con la visión engañosa de un mundo apocalíptico fuera de las fronteras de Estados Unidos.

Mienten a diestra y siniestra sobre la proximidad de una anexión que la metrópolis le niega a bofetadas, sobre los beneficios de convertir a Puerto Rico en un estado pordiosero, sobre libertades y derechos que los mismos norteamericanos reclaman para ellos a palo limpio en las calles del continente frente a un presidente fascista.

Mienten sobre su responsabilidad sobre el estado precario de la colonia. Mienten sobre los planes que tienen para seguir explotándola para el amo.

Todas esas mentiras les están dando en la cara, pero quieren contener su debacle al menos hasta después del 11 de junio.

La campaña contra el Desfile es un elemento más de la estrategia infeliz del liderato del PNP para combatir la apatía de los suyos hacia el plebiscito. Pero ya les falló porque si algo no tiene nuestra diáspora en Nueva York es miedo. Ese lo perdió peleando cara a cara con el monstruo. La carita de los súbditos del monstruo no les hace ni cosquillas a los que quieren sacar su bandera.

Por cierto, el 11 de junio celebramos 125 años de nuestra bandera. Fue el 11 de junio de 1892 que el periodista y político independentista Antonio Alvarado diseñó la bandera de Puerto Rico que se izó por primera vez el 22 de diciembre de 1895.

Yo, por lo menos, la voy a izar en mi casa y en mi carro este 11 de junio para conmemorarlo mientras mis compatriotas la pasean con Oscar por la Quinta Avenida.

Otras columnas de Wilda Rodríguez

lunes, 2 de octubre de 2017

¿Cómo construir otro país?

En medio del caos y la devastación, la periodista Wilda Rodríguez comenta sobre la gestión del gobierno y la cuestiona

lunes, 18 de septiembre de 2017

Ante el huracán: de lo sublime a lo ridículo

La periodista Wilda Rodríguez critica la gestión en el manejo del caos que ha quedado en el país luego de la emergencia por el paso cercano del huracán Irma

lunes, 4 de septiembre de 2017

Un desastre natural siempre acecha

La periodista Wilda Rodríguez comenta sobre el terrible daño que un fenómeno natural causaría a la isla

lunes, 21 de agosto de 2017

Solidaridad con la diáspora

La periodista Wilda Rodríguez señala, en estos tiempos aciagos, el deber de la isla con su diáspora

💬Ver 0 comentarios