Efraín Vázquez Vera

Tribuna invitada

Por Efraín Vázquez Vera
💬 0

¿La gran mentira?

En mi vida académica y profesional he sido en muchas ocasiones muy crítico de acciones concretas de política exterior norteamericana, pero nunca he acusado a los Estados Unidos de mentir en sus acciones en la promoción y defensa de sus intereses. Los norteamericanos podrían ser en ocasiones imprecisos, ambiguos o inexactos, lo que es normal en diplomacia, pero nunca mentirosos.

La aclaración es necesaria ya que recientemente en Puerto Rico se ha insinuado que los Estados Unidos le mintieron a la comunidad internacional sobre la naturaleza colonial del Estado Libre Asociado (ELA). Específicamente, se acusa a los Estados Unidos de haber mentido cuando expresó en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante el debate de aprobación de la resolución 748 (VIII) del 27 de noviembre de 1953, el carácter no colonial y de “gobierno propio” del ELA.

Independientemente de que hoy sea cierto o no, hay que ser justos con los norteamericanos ya que en 1953 no se había desarrollado aún el derecho de descolonización. En otras palabras, las declaraciones norteamericanas en ese momento y en otros posteriores, y la aprobación misma de la resolución 748, ocurrieron en un momento histórico donde no existían leyes internacionales claras sobre la descolonización. No hay duda de que las declaraciones norteamericanas y la aprobación de la resolución 748 serían hoy impensables, ya que existe un derecho de descolonización claro y diáfano.

El derecho de descolonización que aplica a Puerto Rico culminó su conceptualización con las resoluciones de la ONU 1514 (XV) y 1541 (XV) del 14 y 15 de diciembre de 1960, por lo que no fue hasta entonces que la comunidad internacional tuvo claro todo lo concerniente a la descolonización. Es por ello que todo lo que puertorriqueños y norteamericanos expresaron sobre el carácter no colonial del ELA hasta 1960 no fue una mentira, sino que fueron expresiones que respondían al momento histórico en el que los límites y alcance de la condición colonial no estaban delineados. Hasta finales de 1960 hubo lagunas, modalidades, variaciones e incluso hubo propuestas innovadoras de nuevos tipos de relación no colonial como el ELA. 

Fue a comienzos de 1961 que el mundo tuvo por primera vez un marco legal amplio que configuró el derecho de descolonización de hoy. Desde entonces, Estados Unidos ha sido en sus declaraciones muy cauteloso, ambiguo e impreciso, reconociendo implícitamente la naturaleza colonial de Puerto Rico según el derecho de descolonización. No hay duda, que oficial e informalmente los norteamericanos han dejado muy claro en reiteradas ocasiones, mediante declaraciones y acciones, la naturaleza de subordinación política de Puerto Rico en su relación con los Estados Unidos.

Es por lo anterior que debe considerarse un error acusar o insinuar que Estados Unidos mintió o miente al mundo sobre naturaleza colonial del ELA. En el momento de su creación, sus manifestaciones fueron posibles por una ausencia del derecho de descolonización, y hasta hoy, ha sido tan claro como la diplomacia lo permite.

No se trata de quién mintió o quién dice la verdad. Si hoy los Estados Unidos manifiestan con la palabra y la acción el carácter colonial de Puerto Rico, esa es la verdad única. Si en el pasado dijeron otra cosa cuando no había derecho de descolonización, también hablaron con la verdad. Lo único que es una mentira es la ignorancia. 

Entiendo que muchos en Puerto Rico son incapaces de reconocer la claridad con la que se manifiestan los norteamericanos una y otra vez. Los Estados Unidos han reconocido esa incapacidad y el obstáculo que representan, por lo que próximamente hablarán claro, alto y preciso, como los tiempos demandan. Es la única manera de avanzar.

💬Ver 0 comentarios