Omar Soto Fortuño

Tribuna Invitada

Por Omar Soto Fortuño
💬 0

La implosión de la Universidad

La Universidad es parte de mi vida y me parece conocer muy bien su funcionamiento y, sobre todo, creo totalmente en su pertinencia para nuestra sociedad. Recuerdo una línea que dije en una ocasión, donde mencioné que: “La UPR es nuestro patrimonio nacional. Es nuestra identidad. Es nuestra infraestructura. Por eso, siempre la defenderemos y la protegeremos”.

Es de gran valía lo que nuestros estudiantes hacen en defensa de nuestra institución, los admiro y respeto por ello. No obstante, me parece pertinente que miremos los hechos alrededor de la situación de la Universidad y del País. Hace falta mirar detenidamente cual es la percepción ciudadana sobre este movimiento, intentar percibir el interés de la Junta de Control Fiscal y de nuestro Gobierno y finalmente, determinar si lo que estamos haciendo, adelanta nuestros objetivos, o los de otros.

Primero, la Junta habla sobre cambios en la Universidad. Luego de eso, el Gobernador le dice a la Junta que cortará a la UPR $300 millones, luego la Junta le dice que deben ser $450 millones para el 2021, el Gobierno avala y finalmente, la AAFAF dice que deben ser $512 millones. Este año fiscal, la UPR recibió del Gobierno (por concepto de fórmula) $834 millones, eso quiere decir que, en 10 años, nuestro presupuesto será recortado en un 61 por ciento.

Hay un escándalo en el País (y entre muchos políticos) por el cierre de 179 escuelas para ahorrar $7 millones. Pero, por la situación de la UPR, no parece haber el mismo efecto. En este caso, con solo $497 millones cerramos todas las dependencias de la UPR excepto Río Piedras, Ciencias Médicas y Mayagüez.

El Gobernador no ha llenado las vacantes de la Junta de Gobierno de la UPR, invocando a la autonomía universitaria cuando en otras agencias se ha destituido a personas y nombrado a otras. Hace una semana, el Tribunal de Apelaciones ordenó la apertura del Recinto de Río Piedras, revocando así la decisión del Tribunal de Primera Instancia. Los estudiantes determinaron continuar la huelga desafiando así una orden del Tribunal a la UPR. Aun así, el Gobernador dijo que la Policía no intervendrá. ¿Raro no? Recién, el presidente de la Junta, José Carrión III, nos dijo que no es negociable cambiar el recorte a la UPR. ¿A qué esperan para intervenir? ¿Quizás a que la Middle States Commission on Higher Education nos ponga en probatoria para luego echar culpas al proceso huelgario y no a los recortes propuestos ni a nuestros problemas de gobernanza?

Los acontecimientos son claros. La lucha estudiantil ha levantado una gran voz sobre la pertinencia de la UPR y lo letal de estos recortes. Ahora, nos tenemos que preguntar, ¿Somos parte de un plan que busca lograr la implosión de la Universidad? Juzgue usted.

💬Ver 0 comentarios