Hernán Padilla

Tribuna Invitada

Por Hernán Padilla
💬 0

La transición hacia la estadidad

El resultado del plebiscito del 11 de junio, unido al resultado del plebiscito del 2012, representa la voluntad de los electores que respaldan que Puerto Rico se convierta en estado de nuestra nación.

En una democracia solo cuentan los votos de los que participan en el proceso electoral. Los que sabían que serían derrotados promovieron la abstención para tratar de ocultar su fracaso. En el plebiscito, el 97.18% de los votantes favorecieron la estadidad, mientras que la independencia/libre asociación obtuvo 1.5% y el estatus territorial lo respaldaron 1.32% de los electores.

Los electores rechazaron la libre asociación basada en un pacto que no es compatible con la constitución estadounidense, que no es permanente y que es una opción de independencia.

Los que ejercieron su derecho al voto quieren darle fin a nuestra condición colonial que crea desigualdad y discrimen entre Puerto Rico y estados con población similar, reclaman representación plena en la política nacional y en las decisiones federales que afectan nuestra economía y prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas.

Con una participación electoral de más de 518,000 votantes, la mayoría expresó contundentemente que no quiere arriesgar las garantías constitucionales, los derechos individuales y las libertades civiles bajo la protección de la Constitución y la Carta de Derechos de los Estados Unidos. Votaron por la estadidad para garantizar su ciudadanía, la unión permanente y los poderes políticos en condiciones de igualdad como a los 50 estados.

En el plebiscito del 2012, el 54% rechazó la condición territorial-colonial actual y 61.15% favoreció la estadidad. Como consecuencia, aprobaron la “Ley por la Igualdad y Representación Congresional de los Ciudadanos Americanos de Puerto Rico” y crearon la “Comisión de la Igualdad para Puerto Rico” para promover el mandato electoral de los plebiscitos del 2012 y 2017.

La Comisión estará compuesta por siete miembros: dos senadores y cinco representantes, sin incluir a la comisionada residente, la representante oficial de Puerto Rico ante el Congreso. Tendrá la responsabilidad de “estudiar, fomentar y facilitar el desarrollo de iniciativas para promover la admisión de Puerto Rico como estado de los Estados Unidos de América y la obtención de la igualdad de derechos y deberes para todos los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico”.

El programa de la administración Rosselló está firmemente vinculado a una transición hacia a la estadidad. Como pieza clave de “transición” recomiendo que una de las primeras funciones de la “Comisión para la Igualdad” sea lograr que el Congreso acepte el resultado de los plebiscitos del 2012 y 2017 y reconozca a Puerto Rico como un territorio incorporado en vías de convertirse a estado.

Además, Jenniffer González quiere “radicar otras medidas y llevar a cabo una fase de educación y notificación oficial sobre la voluntad del pueblo de Puerto Rico en el Congreso y otros foros, como la Organización de Estados Americanos”. También quiere crear un “Caucus de Amigos de Puerto Rico” en el Congreso para adelantar proyectos de desarrollo económico para la Isla, que incluirán recomendaciones del “Task Force” congresional de PROMESA.

El excomisionado Pedro Pierluisi considera que “es posible, factible y razonable que el Congreso se tome unos años en atender los aspectos relacionados a la admisión como, por ejemplo, que a Puerto Rico se le dé trato igual en todos los programas federales y que se disponga que habrá un pedido de transición que puede ser largo para gradualmente incorporar a Puerto Rico en el sistema contributivo de Estados Unidos”.

En caso de que el Congreso no tome acción para incorporar al territorio de Puerto Rico en un plazo razonable, debemos recurrir a otros mecanismos legales y de presión política para que se apruebe un período de transición hacia la estadidad que haga viable la recuperación económica y la integración como Estado.

Cierro citando a Winston Churchill: “Este no es el final. Ni siquiera es el principio del final, pero puede ser el final del principio”.

Otras columnas de Hernán Padilla

lunes, 9 de octubre de 2017

Ayuda financiera e igualdad ya

El médico Hernán Padilla reafirma que esta crisis llama a la igualdad y la unión con los Estados Unidos

lunes, 11 de septiembre de 2017

Se requiere agente fiscalizador

El médico Hernán Padilla sostiene que Puerto Rico requiere un agente fiscalizador independiente

lunes, 28 de agosto de 2017

El intolerante Donald Trump

El médico Hernán Padilla analiza las conductas y erradas decisiones del presidente Donald Trump

lunes, 14 de agosto de 2017

Los 50 años del PNP

El médico Hernán Padilla reflexiona sobre la colectividad y su misión a medio siglo de fundada

💬Ver 0 comentarios