José Lee Borges

Tribuna Invitada

Por José Lee Borges
💬 0

La UPR ante la globalización

Muy pronto, tres de las cuatro principales economías que controlarán el mundo serán asiáticas.  En este mismo orden son: China, Estados Unidos, India y Japón.  El poder económico estará nuevamente en manos de Oriente, tal como era antes de la llegada de los europeos a América.  

Aunque China tendrá el liderato, la región incluirá fuertes integrantes como India, Japón, Taiwán, Corea del Sur, Singapur, Malasia, Indonesia y Vietnam.  Así, el crecimiento y dominio económico de Occidente por los pasados doscientos años parece ser efímero y estar llegando a su fin.  Este giro de 180 grados en la economía es el efecto de la globalización económica y la inevitable interacción mediante métodos modernos entre los países.  ¿Qué implicaciones tendrá esto para el mundo y particularmente para Puerto Rico?

Aunque el crecimiento de estos países se debe principalmente a la manufactura y producción, y todos conocemos el famoso MADE IN CHINA, por los pasados años los ojos de estas naciones están puestos sobre su educación.  Países como China, Japón e India pronto tendrán el control absoluto del mundo de la tecnología y la innovación. 

Por años China ha importado los mejores talentos mundiales para preparar talento local y producir una nueva generación de líderes políticos, científicos, ingenieros, educadores, agrónomos y trabajadores sociales, entre otros.  Este banco de talento es esencial para su transformación de principal país manufacturero a líder mundial en innovación.  Igualmente ha hecho Singapur, que en años recientes abrió su cuarta universidad pública, dedicada a estudios en tecnología y diseño.  En la actualidad, las universidades de China e India gradúan 15 veces la cantidad de ingenieros que las universidades de Estados Unidos.

Sin embargo, mientras en Asia se fomenta la educación pública, la investigación y la excelencia académica, en Puerto Rico el gobierno, en unión a la Junta de Control Fiscal, se encapricha en reducir el presupuesto de nuestra principal Universidad, donde se produce el 95% de las investigaciones de nuestro País.  Esto ha generado un caos en nuestra única Universidad pública, donde su futuro parece cada vez más incierto.

Según los estados financieros auditados de 2015, la Universidad de Puerto Rico tuvo un superávit de $65.8 millones, más que cualquier municipio de la Isla, a pesar de la continua reducción de presupuesto que ha sufrido por los pasados años.  Entonces, cabe preguntarse, por qué seguir reduciendo el presupuesto y penalizar a una institución que administra bien sus finanzas, que además es el mayor proyecto educativo y social de nuestro País y que está considerada entre las mejores universidades del Caribe y América.

Ya basta de recortes para la UPR.  Si Puerto Rico desea adentrarse a los nuevos modelos globales, debemos seguir el ejemplo de los países asiáticos e impedir totalmente la reducciónde los $450 millones.  Los países que no inviertan en su educación serán víctimas de la globalización y sus futuras generaciones tendrán una peor calidad de vida y menos prosperidad.

Otras columnas de José Lee Borges

miércoles, 22 de marzo de 2017

Un crimen de odio en Morovis

El profesor José Lee Borges reflexiona sobre el asesinato de Liang Ting Xiang y los crímenes de odio en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios