Juan Dalmau

Tribuna Invitada

Por Juan Dalmau
💬 0

Llegó el momento

La imposición de una Junta de Control Fiscal Federal ha representado para Puerto Rico, en palabras de Baudelaire, “un oasis de horror en un desierto de hastío”. Ha puesto sobre el tapete con toda su crudeza el tema central de la historia de Puerto Rico; la ignominiosa condición antidemocrática de subordinación política que sufrimos al ser la colonia más antigua del mundo.

Luego de establecerse el fraudulento Estado Libre Asociado – que ni es estado, ni es libre, ni es asociado – se pretendió, mediante manipulaciones retóricas y eufemismos, que viviéramos con felicidad ilusoria nuestra trágica verdad colonial. El independentismo se mantuvo firme en la denuncia y pagó un alto precio. Otros replegaron y su actitud ante el nuevo barniz colonial fue sumisa.

Hoy, descascarado el fino barniz con el que se pretendió ocultar nuestra verdad colonial, lo anticipado se hace realidad. Se vino abajo la torre de naipes del ELA.

El colapso del modelo económico y político actual obliga a enfrentar con firmeza la crisis de raíz. Cualquier propuesta dirigida a atender la crisis fiscal que no vaya de la mano con una agenda para confrontar a los Estados Unidos con su responsabilidad descolonizadora, se tratará de un parcho más, de un remedio efímero que agravará más la crisis.

Ante la actitud humillante, de prepotencia y menosprecio de los funcionarios del gobierno estadounidense hacia los puertorriqueños en el manejo de la crisis actual, no puede posponerse más una expresión de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico que constituya una respuesta digna y valiente. Basta ya de genuflexiones ante el deshonor.

El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) ha presentado una propuesta para que la Asamblea Legislativa exija al presidente y al Congreso de los Estados Unidos cumplir con su obligación descolonizadora, y pongan fin al régimen colonial. Al tiempo que desde Puerto Rico se pone en marcha sin dilación un proceso descolonizador.

La propuesta está contenida la Resolución Concurrente del Senado 57 para que se inicie un proceso descolonizador que le permita al pueblo de Puerto Rico escoger entre las alternativas de Independencia, Estadidad y Libre Asociación (bajo ese o cualquier otro nombre, de conformidad con la Resolución 1541 (XV) de la ONU). La R. Conc. del S. 57 complementa el Proyecto del Senado 719, radicado el 3 de septiembre del 2013, para convocar una Asamblea de Status.

Los que dicen creer en superar el actual régimen político antidemocrático, particularmente el liderato del Partido Popular Democrático (PPD) con mayoría legislativa, tiene el instrumento en sus manos para una exigencia descolonizadora a Estados Unidos y convocar una Asamblea de Status, como prometió en la pasada campaña. Cualquier posposición sería una traición a miles dentro de ese partido que desean superar el actual status colonial y desenmascararía a ese liderato como oportunista.

Si no actúan ahora, será evidente que una vez más pretenderán utilizar el tema de status o de una Asamblea de Status como carnada electoral. Algunos serán capaces de proponer una votación Asamblea de Status Sí o No para el mismo día de la elección general. Semejante artimaña tendría el propósito de aparentar movimiento sin dar un solo paso. Luego, con alguna excusa baladí, abrazarán el inmovilismo permanente. 

Los que dicen que no es momento de atender el status ignoran que en momentos de crisis es que se fraguan las transformaciones más determinantes en la historia de los pueblos. Como el adagio, “un viaje de mil millas comienza con el primer paso”. Ése es el paso que hay que dar.

La propuesta del PIP parte de una plataforma moral sólida. Viéndose reivindicado al consumarse las denuncias históricas del independentismo y colapsado el modelo colonial, cobra mayor pertinencia nuestro proyecto ideológico. La luz al final del túnel es la soberanía nacional. La estadidad no es solución por su ineficacia e imposibilidad. Los independentistas lo sabemos. Nuestro pueblo lo intuye.

Llegó el momento.

Otras columnas de Juan Dalmau

martes, 31 de octubre de 2017

Fin del mito del dios americano

El senador Juan Dalmau expresa que, llegado el ocaso del dios americano, es el momento de construir sobre la zapata sólida de una nacionalidad vibrante y la soberanía para lograr un Puerto Rico verdaderamente democrático y solidario en unión y amistad con el resto de los pueblos del mundo.

martes, 29 de agosto de 2017

Robustecer el comercio boricua

El senador del PIP Juan Dalmau propone una medida que sea justa para el comercio local ante las discrepancias en datos de las ventas al detal en la isla

💬Ver 0 comentarios