Carmen Mirabal

Tribuna Invitada

Por Carmen Mirabal
💬 0

Los retos del bilingüismo

La educación bilingüe es tema de gran debate. Sin embargo, habría que preguntarse antes del énfasis en el bilingüismo, si los docentes que dictarán las clases realmente dominan el inglés. Si por décadas ha habido problemas para reclutar maestros para el curso de inglés, ¿de dónde saldrán los maestros que impartirán todos los cursos?

No es tan fácil como parece. Hay que cambiar currículos y desarrollar unos sistemas de enseñanza que los maestros posiblemente no dominan, porque los currículos de educación en nuestras universidades, no están diseñados para la educación bilingüe y esos cambios no se logran de la noche a la mañana.

No sé si bilingüe, sea el término correcto, pero que hay que enfatizar aprender el idioma, sin olvidar que hay que reforzar la enseñanza del español.  Si buscamos la definición del diccionario “sería la enseñanza "en" las dos lenguas y no la enseñanza "de" una u otra lengua.

Eso en puertorriqueño criollo, significa no aprender ninguna de las dos. Para lograrlo hay que hacer un cambio total y radical de K-12. Cuando se desarrolla este tipo de conceptos, hay que crear nuevos programas que respondan a esta necesidad. ¿Solución? Decidir si seguimos enseñando como hasta ahora, que de acuerdo a la afiliación política se alinean los estándares académicos, o se legisla para que no haya cambios cada cuatro años, donde la educación adoptó la personificación del cangrejo donde va hacia adelante y hacia atrás.

Tenemos que reconocer que es difícil para quien habla español, pensar directamente en inglés. No todos pueden pensar en los dos idiomas. Lo usual es traducir simultáneo en su mente, haciendo más difícil el aprendizaje y el dominio del mismo, pues no podemos convertirnos en traductores de lo que pensamos, porque tendríamos lo que el americano llama “broken english”. Para lograr ese bilingüismo, hay que empezar a estudiar ambos idiomas desde kínder.

Una forma de distinguir los diferentes tipos de educación bilingüe, es concentrarse en los diferentes objetivos que plantearían estos programas. Esta reforma es comprometida de manejar por la situación política. Un partido promueve el inglés y el otro lo quita. ¿La realidad? No estamos preparando estudiantes para el mundo laboral, en ningún idioma.

Hay un éxodo de puertorriqueños que se mudan a Estados Unidos y no obtienen mejores trabajos, aun teniendo los grados académicos, porque no hablan inglés. Mientras nosotros batallamos por no hablarlo, países de Latinoamérica lo hablan fluido; México, República Dominicana, Colombia, Chile, Argentina, etc. Pero no sólo hablan español e inglés, también les enseñan francés, italiano, portugués y ahora chino cantonés. 

Resumiendo, el inglés fuera de ninguna afiliación política es necesario en el mundo de los negocios. No aprender inglés en un mundo laboral tan competitivo, es una desventaja. Así que aquellas reformas que se hagan para mejorar la calidad de la educación, es ganancia no pérdida.

Otras columnas de Carmen Mirabal

jueves, 20 de abril de 2017

Los retos del bilingüismo

Carmen Mirabal argumenta sobre retos de la buena educación de inglés, español y otros idiomas

💬Ver 0 comentarios