Ingrid Vila Biaggi

Tribuna invitada

Por Ingrid Vila Biaggi
💬 0

Moncho Reyes

M oncho Reyes fue el apodo con el que bautizaron en Puerto Rico a Montgomery Reily, gobernador designado por el presidente Harding entre 1921 y 1923. Reily, un inversionista político, logró su puesto por contribuir $11,000 a la campaña de Harding. El presidente Harding le repagó con el cargo de gobernador.

El nivel de desprecio y corrupción que Reily desplegó en la Isla como gobernador le ganó una convicción por un gran jurado en San Juan por malversación de fondos públicos. Sin embargo, las infracciones de Reily quedaron impunes, pues el presidente Harding, en un acto de encubrimiento, lo relevó de su posición como gobernador para que no tuviese que enfrentar los cargos. Para Estados Unidos, Puerto Rico siempre ha sido terreno de juego para compensar favores políticos.

¿Por qué hago este recuento? Porque leo y escucho a muchos puertorriqueños llamando con ansias a que venga una Junta de Control Fiscal federal con la expectativa de que esa junta enderece el País y saque el pillaje y la corrupción partidista que han descalabrado todo esto. Sin embargo, no se puede ser iluso y pensar que a esa Junta van a designar al economista Joseph Stiglitz, ni a personas de ese calibre. Por el contrario nos tocarán los Moncho Reyes de turno: aquellos a quienes en un año electoral se les debe algún repago político o aquellos que muestren disposición para salvaguardar los intereses de los que financian las campañas de los políticos estadounidenses. Gozarán de inmunidad para hacer y deshacer en Puerto Rico sin enfrentar consecuencias.

Por esto es que el exgobernador Luis Fortuño suena como posible candidato. Nadie en Puerto Rico pensaría que es posible nombrar a Fortuño a esa Junta sabiendo que bajo su mandato nos hundimos con sobre $16,000 millones en deuda adicional y con un amplio despliegue de corrupción y de beneficios a sus allegados. Pero el detalle es que hay republicanos que tienen una deuda con Fortuño por endosar a Marco Rubio como candidato presidencial y porque dedicó sus cuatro años como gobernador a hacer política por el partido republicano en los Estados Unidos.

La administración actual de repente se muestra molesta con el proyecto federal; sin embargo, no sé por qué tanto bullicio cuando el proyecto del congresista Bishop es casi un calco del informe Krueger y del informe que preparó el Comité designado por el gobernador: eliminar beneficios laborales, crear una Junta Fiscal, obviar protecciones ambientales, etc. Resulta contradictorio gritar “foul play” cuando el gobierno le dio al Congreso las recomendaciones en bandeja de plata y en inglés.

Por otro lado hay que estar alerta ante los políticos y “expertos” que ahora buscan dorar la píldora de la Junta y nos convocan a la resignación diciendo que tenemos que “bregar” con esa nueva entidad, mientras lo que ellos buscan es reacomodarse para quedar bien parados en el nuevo esquema. Si paraalgo han servido las vistas congresionales ha sido como proceso de entrevista para el reclutamiento de la Junta Fiscal. Por eso todos los que allí acuden presentan su dossier de logros neoliberales.

El País no puede centrar sus esperanzas en una Junta creada por unos congresistas republicanos incapaces de atender los propios asuntos de la nación estadounidense; que llevaron al cierre del gobierno federal hace unos años solo para demostrar testosterona política; que no han podido legislar una reforma migratoria; que niegan los efectos del cambio climático buscando proteger los grandes intereses corporativos que financian sus campañas; y que han hecho posible que un mamarracho como Trump surja como candidato de su partido. ¿Estos son los paladines que nos van a delinear la ruta hacia la prosperidad?

Los pasos necesarios para salir adelante los tenemos que tomar nosotros: legislar una moratoria, reestructurar la deuda, reformar el gobierno para sacar la política y el pillaje, e iniciar un proceso de descolonización que nos permita por primera vez tomar las riendas de nuestro futuro. El pueblo tiene que unirse para exigir esto. Del norte solo nos enviarán a los Moncho Reyes de turno.

Otras columnas de Ingrid Vila Biaggi

viernes, 25 de agosto de 2017

EL ABC de la corrupción

La ingeniera ambiental y otrora secretaria de la gobernación, Ingrid Vila, sostiene que para que el pueblo pueda exigir debe conocer varios conceptos de la crisis

💬Ver 0 comentarios