Juan Giusti Cordero

Tribuna Invitada

Por Juan Giusti Cordero
💬 0

No se puede hablar de territorio a secas

La papeleta plebiscitaria que requiere el Departamento de Justicia federal no describe cabalmente nuestro status actual, que es el de territorio no incorporado. Debe definirse en la papeleta esa modalidad, que ha sido ratificada reiteradamente por el Tribunal Supremo de Estados Unidos. Además, como ejercicio democrático, la papeleta tiene que incluir la otra opción territorial, la de territorio Incorporado, y definirlo también.

Bajo el derecho estadounidense, el “territorio” es una categoría excesivamente general. Para tener un significado jurídico especifico, un territorio tiene que ser incorporado o no incorporado. La gran diferencia es que el territorio incorporado es un status de transición hacia la estadidad, mientras que el territorio no incorporado no lo es.  Como resolvió el Tribunal Supremo de Estados Unidos en Boumedienne v. Bush (2008), “the Constitution applies in full in incorporated Territories surely destined for statehood but only in part in unincorporated Territories”.  

El territorio no incorporado “belongs to, but is not a part of” los Estados Unidos, mientras que el territorio incorporado, como implica su nombre, sí es “part of”de los Estados Unidos. Dicho de otra forma, como territorio no incorporado Puerto Rico es “foreign in a domestic sense”, como resolvió el Tribunal Supremo federal en Downes v. Bidwell, 182 U.S. 244, ya que “the Constitution does not follow the flag”, según ratificó el Tribunal Supremo de los EEUU en Boumediene.    

Además, la relación con el Congreso es diferente -los poderes del Congreso no son tan “plenarios”- y los derechos individuales son de mayor extensión en el territorio incorporado, según la doctrina.

Hablar de “territorio” a secas es como hablar de ciudadanía sin especificar si es “estatutaria” o “constitucional”. O como hablar de “inmigrante” sin especificar si es o no un inmigrante documentado bajo las leyes de EEUU.  

Tratándose del “primer referéndum vinculante y avalado por el Gobierno de los Estados Unidos”, como lo ha llamado el gobernador Ricardo Rosselló, las formulas propuestas en la papeleta deben ser jurídicamente exactas.

Por ende, la papeleta del referéndum propuesto debe tener al menos cuatro opciones: estadidad, independencia, el status actual de territorio no incorporado y el de territorio incorporado.

Hasta ahí nos ha traído, jurídicamente, nuestro status político actual.

💬Ver 0 comentarios