Kenneth McClintock

Tribuna Invitada

Por Kenneth McClintock
💬 0

Pluma indecisa

Ocasionalmente, someto a este medio una columna sobre el tema que considere más relevante del momento.  Ante una nueva administración local que está haciendo tanto en tan poco tiempo bajo la sombra de una novel Junta de Supervisión Fiscal, y ante una inescrutable nueva administración en el País que no ha dicho una palabra sobre cómo habrá de atender los problemas que han aquejado a su territorio más poblado, es difícil barajear cuál es el tema del momento a analizar en una columna.

¿Escribo del problema fiscal en mi alma mater, la UPR?  Tanto la gerencia universitaria, los profesores y estudiantes como la administración local hablan enmarcados dentro de un mismo Viejo paradigma, el modelo latinoamericano de financiamiento de la institución.  Nadie aún se ha atrevido sugerir un verdadero cambio de paradigma, la adopción en nuestra universidad pública territorial del modelo de financiamiento universitario que prevalece en todas las universidades públicas de nuestro país, con un mismo costo de matrícula para todos los estudiantes del estado que refleje el verdadero costo de la educación, acompañado de un generoso fondo de becas que asegure que el pago neto se ajuste a la capacidad financiera de la familia de cada estudiante individual.

¿Escribo de la compensación de la Secretaria de Educación?  Si lo hago, habrá quien reclame que no tengo fuerza moral por estar contratado para asesorar al Senado a una tasa de compensación comparativamente alta, pero mucho menor que lo que el sector privado valoraba mis servicios y aún menor que lo que percibía como Secretario de Estado hace ocho años o como presidente senatorial hace 12.  En el debate sobre la compensación de la Secretaria Keleher nadie se ha atrevido a admitir que ninguno de los secretarios que han aceptado un sueldo de $8,750 mensuales en el pasado ha logrado las mejoras que nuestro pueblo aspira para el sistema de enseñanza pública, ni que el sueldo usual del secretario territorial de educación es menor a lo que ganan algunos maestros de escuela pública en otras partes del país, tales como salarios de hasta $137 mil en Nueva York y $106 mil en California.

¿Escribo sobre la exhortación de Tatito Hernández a sus correligionarios para que dejen a un lado consideraciones políticas y ayuden a formar un frente unido con el Gobernador y la Comisionada Residente a favor de salvar a Puerto Rico del precipicio fiscal en Medicaid?  Pensé que esa exhortación era innecesaria hasta que me enteré aquí en Washington que el 95% de los ejecutivos de Puerto Rico y cabilderos que están visitando a congresistas, senadores y ayudantes apenas mencionan su solidaridad con el reclamo de Medicaid y abogan insistentemente por sus egoistas reclamos particulares, sea Medicare Advantage, tratos contributivos especiales u otros temas cuya aprobación haría más difícil rescatar a Puerto Rico del precipicio que todos enfrentamos, seamos o no beneficiarios de Medicaid.

Dentro de los parámetros estrictos de PROMESA, la supervisión creciente y reclamos insistentes de la Junta que esa ley crea y el silencio sepulcral del presidente de nuestro país sobre Puerto Rico, la administración y la legislatura local están rompiendo récords, pero requerirán de aún más solidaridad popular y cambios paradigmáticos para enfrentar exitosamente los enormes retos heredados.

Mientras tanto, seguiré pensando cual es el tema sobre el cual deba escribir esta semana.

Otras columnas de Kenneth McClintock

miércoles, 9 de agosto de 2017

Constitutional Principles Must Prevail

Kenneth D. McClintock, former Puerto Rico Secretary of State, questions if the US Constitution automatically protect local judges from pension cuts

viernes, 4 de agosto de 2017

The battle has begun in Puerto Rico

Kenneth D. McClintock, former Secretary of State in Puerto Rico, says that if the Administration keeps on identifying spending cuts, the government will avoid a furlough

jueves, 3 de agosto de 2017

¿Cómo evitar el recorte de la jornada laboral?

El exscretario de Estado Kenneth McClinctock expone algunas de las medidas que la Junta y el gobierno podrían contemplar para lograr ahorros significativos y evitar recortes que impacten la jornada laboral de los empleados de gobierno.

💬Ver 0 comentarios