José A. Laguarta Ramírez

Tribuna Invitada

Por José A. Laguarta Ramírez
💬 0

Profesores en precario e incertidumbre

Cuando se haga un resumen de los logros del actual proceso de huelga estudiantil en la Universidad de Puerto Rico (UPR), que no son pocos, habrá que incluir el que nos ha facilitado a las y los docentessin plaza organizarnos para hacer visibles nuestros reclamos. Por docentes sin plaza, me refiero a las y los bibliotecarios, consejeros y profesores por contrato, ya sea a tiempo parcial o completo.

Las y los sin plaza somos el sector de mayor crecimiento de la población docente en la UPR, donde pronto seremos más de la mitad. Si se incluye el resto de las instituciones públicas y privadas de educación superior, las y los sin plaza representamos casi el 70% del profesorado del país.

En la UPR, donde la situación varía por recintos, las y los sin plaza representamos aproximadamente un 46% del profesorado del salón de clases en el Recinto de Río Piedras, más del 60% en el Recinto de Carolina, y cerca de esa cifra en el Recinto de Humacao.

Nuestro sector no recibe una remuneración equitativa a la de nuestros colegas con plaza, ni proporcional a la preparación con la que contamos o al trabajo que se nos exige, el cual cumplimos a cabalidad. Además, padecemos de inseguridad laboral ya que los términos de la contratación se fijan cada semestre (o cuatrimestre en el caso del Recinto de Carolina).

La docente sin plaza a tiempo parcial promedio en la UPR cobra entre $4,000 y $12,000 anuales, sin derechos ni beneficios marginales como plan médico y retiro. Esto coloca a muchas y muchos por debajo del nivel de pobreza, obligándoles a trasladarse constantemente entre diferentes recintos y universidades privadas a lo largo de la isla para apenas sostener a sus familias.

Estas condiciones de precariedad e incertidumbre no se le pueden achacar a la lucha del estudiantado, como han pretendido algunos. Por el contrario, son resultado precisamente de aquello que las y los estudiantes resisten: el modelo neoliberal de educación superior que impera en Puerto Rico. Éste incluye los recortes y demás políticas de austeridad que se le vienen imponiendo a la UPR hace años, así como la creciente congelación de plazas, que es causa directa del colapso del sistema de retiro de la UPR, afectando también de esta manera a nuestros colegas con plaza. Los recortes adicionales que pretenden imponer el actual gobierno y la Junta de Control Fiscal sólo agravarán catastróficamente la situación.

Por eso hemos organizado una Coordinadora Nacional de Docentes sin Plaza, la cual estará celebrando su Primer Pleno Nacional este viernes, 26 de mayo a las 10:00 a.m. en las facilidades de la Primera Iglesia Bautista de Río Piedras, localizada en la Calle Brumbaugh, para articular reclamos comunes y elaborar un plan de acción. Están convocadas las y los docentes sin plaza de todo el sistema de la UPR, de la Escuela de Artes Plásticas, y del Conservatorio de Música de Puerto Rico.

Sobre la UPR, lea también: Universidad como botín de guerra de La Fortaleza

💬Ver 0 comentarios