Emilio Nieves Torres

Tribuna invitada

Por Emilio Nieves Torres
💬 0

Ser maestro es una lucha permanente

Hoy 19 de mayo de 2017 es el día del maestro. Posiblemente usted se enteró ahora al leerlo porque, distinto a otras épocas, es un día que pasa desapercibido.

Trabajé 30 años en las escuelas públicas de Puerto Rico y siempre fue una lucha para educar. Los nombramientos políticos, los cambios de gobierno con una agenda para impulsar una ideología, la ausencia de una filosofía educativa, la burocracia e incompetencia administrativa, los obstáculos de administradores para realizar diversas actividades académicas y deportivas, la carga administrativa quitándole tiempo a la docencia, la evaluación con enfoque punitivo, los fondos desviados hacia compañías privadas, la ausencia de autonomía escolar y de participación democrática en la toma de decisiones, los cierres de escuelas, la violación de derechos de los trabajadores, entre otras.

Esta lucha permanente ha posibilitado que el pueblo todavía valore el servicio que se ofrece en cada escuela pública y a sus maestros. Eso fue evidente cuando los maestros nos lanzamos a la calle en enero de 2014 en defensa de nuestro sistema de retiro y cuando recientemente hicimos un llamado a paralizar las clases el 1ro de mayo. En ambas instancias más del 90% de los padres no envió a sus hijos a las escuelas apoyando los reclamos del magisterio.

Sin embargo, tengo que afirmar que el apoyo de las administraciones gubernamentales con los maestros y la escuela pública es casi inexistente. Los gobiernos continúan maltratando a los maestros, que deberían ser sus principales aliados en la transformación y el desarrollo social, cultural y económico de Puerto Rico.

Las administraciones gubernamentales desde el 2008 han expresado en sus programas de gobierno el compromiso de garantizar la justicia salarial al magisterio. Hasta la actual Secretaria de Educación lo ha expresado públicamente. Todo se queda en palabras. Las medidas gubernamentales desde el 2009 hasta el presente han congelado el salario hasta el 2021, lo que implica 13 años con el mismo salario. Sin embargo, el maestro no cesa de sacar dinero de su bolsillo para comprar materiales y equipo; para las diversas actividades culturales, sociales, benéficas, deportivas, cuadro de honor, competencias académicas, certificados, medallas, meriendas, entre otras. Miles de maestros han comprado computadoras e impresoras que han puesto al servicio de sus estudiantes y le han ahorrado al Departamento de Educación millones de dólares anualmente.

El mayor abuso cometido por las administraciones gubernamentales ha sido el negarle los incentivos económicos prometidos a miles de maestros que han continuado estudios para completar grados de maestría y doctorado. Esos mismos maestros hoy tienen deudas por préstamos realizados, confiando en los incentivos de la Ley de Carrera Magisterial, que fueron eliminados.

Han jugado con la estabilidad laboral y emocional de los maestros al someterlos a ocupar plazas transitorias por 5, 8, 12 y 14 años, negándole el derecho, contemplado en ley, de una permanencia.

Trastocar el Sistema de Retiro para Maestros es lo que mayor desestabilización ha causado en el maestro que desesperadamente ha buscado un segundo o tercer empleo, o ha emigrado hacia los Estados Unidos buscando mejores salarios.

Pero nada de esto le arrebata al maestro su mayor motivación: los estudiantes. A pesar del bajo salario, la presión o acoso de administradores, del prejuicio gubernamental, del descredito al que los someten algunos “comentaristas” y al maltrato de algunos (muy pocos) estudiantes o padres, el magisterio puertorriqueño no ha renunciado a su compromiso de educar para formar ciudadanos de bien; incluso ejercen su misión con amor. Por eso felicito a todas las maestras y maestros que diariamente testimonian la lucha por construir una nueva patria desde el salón de clases.

Otras columnas de Emilio Nieves Torres

viernes, 7 de abril de 2017

Minas a la educación pública

El profesor Emilio Nieves destaca que, aunque la educación es una inversión, no un gasto, no se percibe así en las altas esferas del poder y apoya la lucha de los universitarios

💬Ver 0 comentarios