Juan de León

Tribuna Invitada

Por Juan de León
💬 0

Uber es una burla al País

Las empresas como Uber se aprovechan de dos serios problemas que enfrentamos en Puerto Rico.

El primer problema es la falta de empleo en nuestro país, que da paso al ofrecimiento de una oportunidad de ingreso que a todas luces convierte este servicio de transporte en uno mediocre e irresponsable. La falta de empleo lleva a muchas personas a aceptar condiciones de trabajo que en otras circunstancias rechazarían.

Los directivos de la compañía insisten en que los choferes no son sus empleados, sino contratistas independientes, y así se ahorran el pago mínimo y las horas extras, los pagos por el Seguro Social y muchas otras responsabilidades. La realidad es que se trata de un patrono que gana un 25% de lo cobrado a los viajeros, ya que les deja a los choferes el pago de la gasolina y el mantenimiento del vehículo, entre otros gastos.

Lo que se vende como progreso es realmente un regreso al empleo inseguro, desprotegido y mal pagado que había en el siglo pasado.

El segundo problema, vinculado al apoyo del pueblo que ese servicio recibe, evidencia la falta de un trasporte colectivo eficiente, lo que es un fracaso de los gobiernos en turno. El Tren Urbano que se estableció fue concebido junto a una inyección de vehículos públicos. Pero aún ninguna administración de gobierno ha implementado el proyecto en su totalidad.

Esta empresa, como lo ha hecho en otros países, entró en Puerto Rico violando las leyes y poniendo al pueblo a pelear con el sector de taxistas que esa compañía pretende desplazar ganando publicidad y colocando a la víctima como victimario.

Aunque en Puerto Rico hay leyes y reglamentos que están dirigidos a velar por la seguridad de los usuarios, estos son olvidados por los gobiernos que solo atienden sus intereses personales. Por eso el sector desplazado es el que tiene que salir en defensa de su empleo.

Claro que es fácil ofrecerle al pueblo un servicio más económico, ya que no tienen que cumplir con ningún requisito oneroso en torno a la seguridad. Se concentran en la zona turística, dejando su campaña o promesa atrás, en vez de ir a los pueblos donde la gente pudiera necesitar este servicio. Así burlan las leyes del país y a los ciudadanos.

Es como pedirle al pueblo que renuncie al 50% de su ingreso y lo comparta para generar empleos, o disfrazar la tecnología para desplazar a sectores del patio que ya están establecidos, cuando deberíamos contar con un gobierno que defienda al de aquí y no a empresas extranjeras que nada le dejan al país, pues se llevan todas las ganancias.

💬Ver 0 comentarios