Dustin A. Shultz

Tribuna Invitada

Por Dustin A. Shultz
💬 0

Un Día del Veterano sin precedente en Puerto Rico

Tradicionalmente la celebración del Día del Veterano se limita a una ceremonia oficial para honrar a nuestros valientes hombres y mujeres en uniforme, quienes han dicho presente para defender nuestra nación. Sin embargo, este año en Puerto Rico la celebración del Día del Veterano toma una renovada importancia.

Hoy a lo largo y a lo ancho de esta hermosa isla caribeña, celebraremos el Día del Veterano mientras nuestros hombres y mujeres en uniforme, inspirados por pasadas generaciones de veteranos, prestan su servicio directamente en nuestras comunidades, proveyendo la muy necesitada ayuda a las víctimas del huracán María.

Muchos de estos soldados que hoy vemos en nuestras calles llevando agua y comida casa por casa, abriendo carreteras, purificando agua o proveyendo servicios médicos, son miembros de una nueva generación de veteranos, quienes han prestado servicio en distintos lugares alrededor del mundo, incluyendo Afganistán, Irak, Corea, África y otras regiones.

A través de sus experiencias en zonas de combate, nuestros veteranos han desarrollado el carácter necesario y una sensibilidad especial hacia la necesidad humana, lo que les ha preparado muy bien para responder adecuadamente ante esta emergencia colectiva que nos ha tocado vivir en Puerto Rico.

¿Quién mejor que un veterano, quien ha sobrevivido en condiciones extremadamente difíciles, para darle esperanza a todo un pueblo en tiempos de crisis?

¿Quién mejor que un veterano para derribar obstáculos que para otros serían invencibles, todo con el propósito de llegar a una comunidad aislada?

Sin lugar a dudas, nuestros soldados han demostrado ser un elemento crucial para el manejo de esta crisis.

Nunca imaginaron nuestros veteranos que luego de regresar de distintos teatros de operaciones alrededor del mundo, verían el nivel de destrucción, la falta de recursos básicos y el caos que se vivió bajo el azul cielo Borincano, luego del paso de la tormenta.

Entonces, poco sospechaban nuestros soldados, que un día tendrían que aplicar sus destrezas, liderato y experiencias de vida para ayudar a los más necesitados aquí mismo en tierra Boricua.

Aun cuando muchos también fueron víctimas de los fuertes vientos y lluvias que trajo el huracán María, esta nueva generación de veteranos, armados con los altos valores morales, el desprendimiento y la disciplina que muy bien provee el servicio militar, no sólo atendieron sus situaciones personales, sino que además se pusieron el uniforme y las botas, y se tiraron a la calle diciendo presente para ayudar a Puerto Rico en un momento de necesidad histórica.

De esta manera, hoy nuestros veteranos celebrarán su día haciendo lo que juraron hacer cuando entraron al servicio militar: sirviendo a las necesidades de la nación, mientras proveen a sus conciudadanos el apoyo que se necesita, en el momento que se necesita, y así hacer la diferencia para lograr que Puerto Rico vuelva a la normalidad.

La autora es Comandante del U.S. Army Reserve de Puerto Rico e Islas Vírgenes.

Otras columnas de Dustin A. Shultz

miércoles, 18 de octubre de 2017

Juntos levantaremos a Puerto Rico

La Comandante del U.S. Army Reserve en Puerto Rico e Islas Vírgenes resume el compromiso milita de ayudar a reconstruir el país tras la devastación causada por el huracán María

💬Ver 0 comentarios