Eduardo J. Juan García

Tribuna Invitada

Por Eduardo J. Juan García
💬 0

UPR: El mangó bajito del plan fiscal

Examinemos el título de esta columna: ¿por qué la Universidad de Puerto Rico es el mangó bajito del Plan Fiscal?  En resumen, porque la UPR tiene la habilidad de aumentar sus ingresos aumentando los costos de matrícula si se sigue el modelo universitario norteamericano. 

Siendo el Gobierno actual estadista, no dudo que quiera emular los modelos operacionales de la educación superior de los Estados Unidos.  Las universidades estatales de los Estados Unidos son mucho más costosas para los estudiantes que la UPR.  Por ejemplo, un año típico (32 créditos) en la UPR cuesta aproximadamente $1,700 en matrícula.  Ejemplos de costos de matrícula anuales en algunas universidades de Estados Unidos son aproximadamente: $10,000 en la Universidad de Purdue, $12,500 en el Georgia Institute of Technology, $6,300 en la Universidad de Florida y $10,000 en la Universidad Estatal de Washington. 

Las universidades privadas son aún más costosas: aproximadamente $50,000 anuales en el Massachusetts Institute of Technology y $60,000 anuales en la Universidad de Stanford.  Por lo tanto, pensaría que para muchos en el Gobierno la respuesta para trabajar con la UPR es sencilla: que hagamos los ajustes necesarios para reducir costos y que subamos la matrícula para cuadrar caja.

Ahora, ¿qué consecuencia tendrían estos cambios?  Presumiendo una matrícula de 50 mil estudiantes y que ellos tendrían que aportar $350 millones, estamos entonces hablando de que cada estudiante tendría que pagar aproximadamente $7,000 adicionales en matrícula al año.  El costo total de matrícula en la UPR sería entonces $8,700 anuales por estudiante. 

Por lo tanto, una pareja que desee enviar a sus hijos a estudiar a la UPR tendrá que ahorrar o endeudarse por aproximadamente $28 mil a $42 mil (dependiendo de la duración del bachillerato) por hijo.  ¿Este es el modelo que queremos seguir?  ¿Cómo pueden entonces las familias de escasos recursos enviar a sus hijos a estudiar y perseguir un mejor futuro?  ¿Sigue el colectivo aportando para la educación superior de todos o adoptamos un sentido individualista dónde cada cuál paga lo suyo y ya?  Me parece que estas son preguntas que debemos atender como País.       

Durante la pasada campaña presidencial, hubo candidatos que retaron el actual modelo universitario norteamericano con el fin de abaratar costos para los alumnos y así aumentar la accesibilidad a la educación superior.  Actualmente se cuestionan el costo y la calidad de la educación superior en Estados Unidos y el endeudamiento excesivo de los estudiantes cuando se gradúan.  Entonces, ¿es nuestro modelo de financiamiento de la educación superior arcaico o visionario? 

Manténgase al tanto de análisis y opiniones sobre sucesos de actualidad. Reciba por correo electrónico nuestro boletín con columnas del día. Regístrese gratis en https://newsletters.elnuevodia.com/

💬Ver 0 comentarios