Top de la pagina

Un solo Puerto Rico

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de enero de 2013
11:12 a.m. Modificado: 9 de enero de 2013 10:49 a.m. Puerto Rico se reinventa
 

Otra vía para eliminar basura

El compostaje doméstico es una opción fácil y segura

 

Por Ivis Negrón / ivis.negron@gfrmedia.com

Si se  extrapolara al resto del país los resultados de un estudio realizado en la comunidad Maizales, en Naguabo, cerca del 70% de la población sabe muy poco o nada sobre el compostaje y los beneficios de esta práctica para atender el problema de desperdicios sólidos en  nuestra población.

El compostaje, tanto industrial como doméstico, es una de las vías que la ley reconoció para que antes del 2006 se alcanzara la reducción de desperdicios sólidos en un 35%, pero que siete años más tarde no sobrepasa el 12%.

Por eso, cuando los esposos Raúl López y Tainachí Fernández eligieron a Maizales, un sector agrícola de su municipio, no les extrañó la falta de conocimiento acerca del sencillo y conveniente proceso de compostaje doméstico que pusieron a su alcance, como parte de una investigación encomendada por la Universidad de Syracuse, en Nueva York. López y Fernández, egresados del programa graduado de Gerencia Ambiental de la Universidad Politécnica, ganaron como parte de su investigación final una propuesta para estudiar el manejo de desperdicios sólidos en una zona rural de Puerto Rico.

Entre las opciones de manejo de desperdicios, los estudiantes escogieron el compostaje casero porque es un proceso relativamente fácil que no requiere ninguna inversión y que –de acuerdo con sus datos– serviría para eliminar aproximadamente el 35% de las 3.6 millones de toneladas de basura que actualmente termina inútil en los vertederos. La composta es resultado de la mezcla y descomposición de materiales vegetativos y orgánicos. Sirve principalmente para alimentar los suelos y fortalecer el crecimiento de las plantas.

La pareja de estudiantes logró encuestar al 20% de las 500 familias de Maizales. De estas, 38% manifestó que sabía poco sobre ese proceso y el 32% dijo que no conocía nada.  “La gente no está compostando porque está desinformada”, aseguró Fernández. Esa información equivocada incluye la percepción de que compostar genera malos olores, necesita mucho espacio y tiempo o que resulta costoso.

Los investigadores invitaron a la comunidad a un taller para derrumbar esos mitos y enseñarles cómo pueden hacer el proceso en sus hogares. Norberto Guevara, químico que lleva tres años haciendo compostaje doméstico, hizo la demostración y una empresa que desecha envases plásticos los ofreció para que los residentes se iniciaran en dicha práctica. El resultado, alentador para los investigadores, fue que el 60% de los participantes preparó su composta.

“Ante la realidad de que somos un país que generamos tanta basura por día (5.5 libras por persona), podemos tener un desvío devolviéndole a la tierra los nutrientes que le estamos quitando por la construcción y los desarrollos”, comentó López, quien agrandó la lista de los beneficios de compostar: no hace falta comprar fertilizantes no orgánicos y los frutos serán más abundantes y de más calidad. “Determinamos que hay muchos beneficios económicos”, añadió López al señalar que “en la basura hay dinero y bastante”, como vender la composta o los productos orgánicos producidos con este método.

El investigador, que pretende llegar a más comunidades, lamentó que el Gobierno y la ciudadanía no respondan con celeridad al desafío que representa detener el problema del exceso de desperdicios en el país, y que se opte por alternativas “menos saludables”, como la quema de basura. La Ley 411 de 2006 propone la siguiente jerarquía para el manejo adecuado de basura: reducción, reuso, reciclaje, compostaje, recuperación de energía y disposición en sistemas de relleno sanitarios.

“Entendemos que la materia prima está, solamente debe haber una conciencia. Hay que crear una conciencia en el Gobierno y en los negocios. Tenemos que colaborar y sentirnos que cada hogar tiene que aportar su granito”, sostuvo Fernández.

Una ventaja para todos

El compostaje está incluido en la jerarquía para el manejo adecuado de los residuos sólidos, según la Ley 70 del 1992, conocida como Ley para la Reducción y el Reciclaje de los Desperdicios Sólidos en Puerto Rico. 

La jerarquía para el manejo adecuado de los residuos sólidos, de acuerdo con la Ley 411 de 2006, propone lo siguiente: reducción, reuso, reciclaje, compostaje, recuperación de energía y disposición en sistemas de relleno sanitarios.

¿Qué materiales se pueden compostar?

- Restos de frutas, vegetales y viandas

- Flores y plantas secas

- Cenizas, aserrín y viruta de madera natural

- Cascarones de huevo

- Bolsitas de té

- Filtros y borra de café

- Tapones de corcho

- Papel de cocina

- Pelo y uñas

- Hojas caídas y excrementos de animales de finca (caballos, conejos, gallinas y vacas)

Fuentes: Autoridad de Desperdicios Sólidos/ Universidad Politécnica de Puerto Rico

Cargando..
Viernes 31 de octubre de 2014
79ºF El Clima El Clima
Top
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: