Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
29 de octubre de 2013
5:58 p.m. Política
 

Paciente de cáncer clama por legalización de la marihuana

Se sometió a tratamientos de cannabis en Washington y asegura dejó de sentir los síntomas

 

Por Rebecca Banuchi / rebecca.banuchi@gfrmedia.com

Ver a su madre fallecer de cáncer luego de someterse por casi dos años a quimioterapia y sus severos efectos secundarios llevó a Ismael Ortiz a optar por un tratamiento alterno con extracto concentrado de cannabis cuando fue él quien recibió el grave diagnóstico hace menos de un año.

Ortiz narró ante los miembros de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes su experiencia como paciente de cáncer mientras recibía tratamiento en el estado de Washington, donde se permite el uso medicinal de la marihuana desde 1996.

"A pesar de que conseguir varias onzas de cannabis en Puerto Rico es sumamente fácil, incluso más que los fármacos controlados o el alcohol en los menores de edad, mi tratamiento requería más de una libra de cannabis, y eso en Puerto Rico, al ser ilegal, sale en más de $5,000, además del riesgo de ser atrapado por el estado con esa cantidad conllevaría una pena de cárcel de entre 10 y 30 años", dijo en vista pública de la comisión que preside la representante Lydia Méndez.

A Ortiz, se le diagnosticó cáncer en diciembre pasado, y desde el principio, los médicos le advirtieron que tratamientos como la quimioterapia, la radioterapia o una intervención quirúrgica podían resultar inefectivos debido a las particularidades de su caso.

El ejecutivo de cuentas corporativas tenía dos tumores en dos nódulos linfáticos detrás del intestino. Al compartir su experiencia, Ortiz resaltó que, contrario a muchos pacientes con esa condición, él tuvo la oportunidad de trasladarse durante seis meses a Washington, donde tenía algunos familiares.

Precisó que el tratamiento se extendió desde marzo hasta agosto pasado, y al arribar al estado norteamericano, obtuvo sin contratiempos en un dispensario una licencia que lo autorizaba a consumir la marihuana. Comenzó gradualmente a aumentar la dosis de la sustancia que ingería por vía bucal, y en pocos días, vio cómo iban desapareciendo los dolores intestinales e hipos crónicos que sufría como parte de su condición.

Resaltó que quienes fuman la marihuana obtienen menos de 5% de THC (tetrahidrocarbocannabinol), ingrediente psicoactivo de la marihuana, mientras que los dos gramos diarios que él consumía contenían entre 85 % y 97.5 % de ese compuesto químico.

"El resultado fue que, en menos de una semana, ya mis dolores habían desaparecido. De hecho, todos los síntomas que yo sufría habían desaparecido", dijo al destacar que, luego de tres meses de tratamiento, pudo volver a comer carnes y todo tipo de lácteos que antes le hacían daño a su sistema.

"El tratamiento duró hasta que consumí el total de poco más de 60 gramos. Una vez finalicé el tratamiento, descontinué el uso del extracto. Mi primer día sin usar el extracto, no experimenté efecto de retiro de adicción alguno. No amanecí con fiebres, ni migrañas, tampoco temblores, ni sudando frío. Lo que sí experimenté y continúo experimentando es que los síntomas que había tenido, ya no los tenía", afirmó.

Ortiz, quien se describió como cristiano y de familia pastoral, comentó que también tuvo oportunidad de examinar directamente cómo operan los dispensarios donde se puede obtener la marihuana con fines medicinales, y presenciar la mejoría de quienes acuden allí en busca del remedio que no encuentran en los tratamientos tradicionales.

"Vi personas llorar de alegría al contarme sus experiencias tratando padecimientos con cannabis. Vi pacientes decirles a los empleados del dispensario que los amaban y que los admiraban por su valentía porque, a pesar de ser legal a nivel estatal, era ilegal a nivel federal, y se exponían a serias consecuencias legales", sostuvo.

De igual forma, Ortiz indicó que la calidad de vida del estado de Washington también ha mejorado desde que se legalizó el uso medicinal de la marihuana, y luego que también se legislara para permitir su uso recreativo. Aseguró que la actividad criminal se redujo significativamente y que (la legalización) también genera cerca de $2,000 millones anuales al fisco.

"Quienes no están a favor de legalizar esta planta para uso medicinal son aquellos que aún son víctimas de décadas de desinformación por una campaña de mentiras, fundamentada en rumores esparcidos por intereses políticos y corporativos", aseveró.

"Otros quienes no están a favor son aquellos que, aun sabiendo los beneficios enormes que brindaría la accesibilidad y regulación de esta planta para el pueblo de Puerto Rico, ponen por encima sus intereses políticos y dejan a un lado el bienestar de quienes les pusieron en el poder", puntualizó Ortiz.

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: