Top de la pagina

Internacionales

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
28 de junio de 2013
4:47 p.m. Modificado: 5:40 p.m. Internacionales
 

Paciente de trasplante de cara inicia nueva vida pública

Comparte su recuperación tras “10 años de infierno”. Mira su transformación

 

Por SARAH BRUMFIELD / AP

BALTIMORE, Maryland  — Durante los 15 años que pasaron entre un escopetazo que arrancó la mitad inferior de su rostro y el trasplante de cara que terminó con su vida de ermitaño, Richard Norris enfrentó la crueldad de extraños, combatió la drogadicción y consideró el suicidio.

Pero aun si pudiera regresar el tiempo, el residente de una zona rural del sudoeste de Virginia no está seguro de que borraría el accidente que le dejó seriamente desfigurado.

"Esos 10 años de infierno que viví me han dado un caudal de conocimientos", dijo recientemente Norris a The Associated Press, uno de los dos servicios noticiosos a los que otorgó entrevistas tras el trasplante del año pasado. "Es irreal. Ha traído a algunas de las mejores personas en mi vida".

Con 38 años, Norris ha comenzado una nueva vida: Toma clases por internet para obtener un bachillerato en Sistema Informáticos y la posibilidad de crear una fundación que ayude a costear los gastos diarios de otros pacientes con trasplante de rostro durante el tratamiento.

Ha trabajado con un fotoperiodista que acaba de terminar un libro sobre su caso, titulado "Las dos caras de Richard". Espera que su caso brinde esperanzas a personas en situaciones similares y fomente la compasión a otras.

"Escuché todo tipo de comentarios", indicó. "Algunos de ellos fueron verdaderamente horribles".

Tras el accidente de 1997 en su casa, Norris no tenía dientes ni nariz y sólo parte de la lengua. Tenía gusto pero no olfato. Cuando salía a la calle, generalmente de noche, se ocultaba detrás de un sombrero y una máscara.

Norris fue sometido a decenas de operaciones para repararle el rostro hasta llegar a un límite sobre lo que la cirugía convencional podía hacer por él, dijo el médico Eduardo Rodríguez, que realizó algunas de esas operaciones y encabezó luego el equipo en el trasplante de rostro.

Algunas partes de la anatomía, como los párpados y los labios, son demasiado complejas para recrearlas, destacó.

"Se puede crear una semblanza de algo, pero puedo garantizarle que no será la normal ni de lejos".

Semanas después que otro médico dijera a Norris que poco podía hacer por él, Rodríguez le presentó otra alternativa: Un trasplante.

El médico, director de cirugía plástica del centro Médico de la Universidad de Maryland en el Centro de Traumatología R. Adams Cowley, ha seguido los avances en los trasplantes de rostro desde hace años. Una beca de la Oficina de Investigación Naval para ayudar a los heridos en guerra permitió que con su equipo intentara el primer trasplante de rostro, operación realizada hasta ahora sólo en otros dos centros de Estados Unidos.

El primer trasplante de rostro en el mundo fue realizado en Francia en el 2005 a una mujer atacada por su perro. De los 27 que siguieron, fallecieron cuatro pacientes.

Al contrario que otros receptores de trasplantes que los necesitan para vivir, los que tienen trasplante de rostro arriesgan la vida por una condición que no es amenazadora, según el médico Mark Ehrenreich, que asesoró al equipo de Norris.

Rodríguez sostiene que sus pacientes conocen la situación.

"Si hablas con estos pacientes, le dirán que vale la pena", agregó.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: