Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de abril de 2012
Puerto Rico Hoy
 

Padre Willie Peña

El párroco de la Iglesia Santa Bernardita en San Juan

 
(Alberto Bartolomei / Especial El Nuevo Día)

Por Brunymarie Velázquez brunymarie.velazquez@elnuevodia.com

Puerto Rico  fue su destino final  cuando un acuerdo  entre el Gobierno de Estados Unidos y la Iglesia Católica lo sacó de Cuba cuando apenas tenía 16 años.

La Operación Peter Pan lo trajo a Puerto Rico para los años 60  y, a partir de ahí, el calor boricua se apoderó de él y se convirtió en  puertorriqueño aunque un breve acento cubano lo delata.

Monseñor Wilfredo “Willie”  Peña es párroco de la Parroquia Santa Bernardita en San Juan y es reconocido como sacerdote boricua en foros televisivos locales e internacionales.   

Con un tono de voz pausado y muy espiritual, el sacerdote contó que ha tenido la oportunidad de viajar el mundo y  que, al comparar a la comunidad boricua con otros países, ha notado una tendencia en común de “buscar una fe más racional y comprometida”.  

 “La gente está buscando a Dios de una forma más profunda. Hoy la gente quiere una fe que le hable, no una fe de tradición, una fe de convicción”, expresó el sacerdote, quien celebró la semana pasada sus 38 años de servicio pero asegura que aún siente mariposas en el estómago cuando se encamina al altar a ofrecer la eucaristía. 

“Y no hay nada de malo en la búsqueda de la fe tradicional, no, pero eso ya no llena; ahora las personas quieren estar convencidos de entregarle la vida al Señor”, garantizó el párroco que está activo en las redes sociales y predica mediante vídeos de YouTube. 

El sacerdote ratificó que en tiempos de adversidad brota la necesidad del ser humano de refugiarse en Dios. Sin embargo, no atribuye una relación directa entre la recesión actual y la sed de fe de los puertorriqueños. 

“Desde  finales del siglo pasado ha habido muchas otras crisis; crisis de familia, de salud -tenemos una pandemia de cáncer-” , expresó el eclesiástico para  explicar que la crisis existencial ha llevado al ser humano a un encuentro directo con Dios y que, aunque el factor económico ha tenido un   rol importante, no ha sido el único detonante. 

Peña no ve diferencia entre la  fe de los boricuas con otros países católicos porque, aunque “las expresiones son diferentes, quien nos da razón de ser es el mismo”.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: