Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
23 de febrero de 2013
Otros flash
 

Prohibido olvidar

La obra sobre el Holocausto sube a escena el próximo mes

 

Por Marcos Billy Guzmán / Especial El Nuevo Día

Vivir atrapado por años en un cuarto oscuro, sin ventanas, apiñado entre cuatro paredes que solo recuerdan el terror del odio que afuera de ellas sienten hacia ti. Tener un diario y en él narrar todo el dolor y la esperanza.

Si le parece conocido es porque se trata de la vida de Ana Frank, una de las más famosas víctimas judías del Holocausto, cuya historia salió a la laz tras la publicación de sus memorias durante la década del 40.

Del libro a la actuación, The Diary of Anne Frank ha sido interpretado por diversos actores a lo largo de los años. La tragedia de esta adolescente revive en la Isla cuando suba a las tablas del 5 al 8 de marzo en el Centro de Bellas Artes de Guaynabo.

“La historia es hermosa, horrible, dramática e importante conocerla. No debe olvidarse lo horroroso. En nuestra actualidad estamos acostumbrados a vivir con la facilidad de tener todo lo que queremos. Ver a estas familias viviendo sin comunicación con el exterior y en constante miedo sirve de aprendizaje y reflexión”, dijo el director Albert Rodríguez en referencia a la época nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Ana Frank tenía entre 13 y 15 años cuando escribió su diario, pero la actriz María Coral Otero le dará vida, a pesar de contar con 22 años.

“El reto más grande está en darle vida a esa ingenuidad”, cuenta. “Pero fue el primer libro que compré de niña y me impactó. Me llevó a entender otro mundo. Fui a la casa en que se escondió con su familia en Amsterdam. Me tocó”.

Sin intermedio en funciones escolares, la puesta en inglés dura como hora y 20 minutos. En ella, Marian Pabón encarna a Edith, madre de la protagonista.

“Es una historia difícil y triste, pero la obra es preciosa”, señala. “Interpreto a una madre que ama a su hija pero, como está tratando de enseñarle a sobrevivir, la hija está identificada con el padre”.

La dinámica se da con el elenco en escena todo el tiempo y por eso le parece un desafío. “Hay mucha tristeza involucrada. Es asfixiante, pero me gustan todos los retos”, sostiene.

Jorge Luis Ramos tiene a cargo la interpretación de Otto, padre de Ana y único sobreviviente de la familia. “Está aparentando optimismo para beneficio de todos, que necesitan esperanza en medio del riesgo”. Actuarlo, a su juicio, “requiere de mucha concentración y se presta para un gran ejercicio sensorial. Vale la pena”, asegura. “No puede olvidarse el Holocausto, ni la xenofobia para que nunca más vuelva a suceder”, dijo el actor.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: