Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de octubre de 2013
12:52 a.m. Seguridad
 

Qué pueden comprar los reos

Conozca qué pueden comprar, de dónde sale el dinero y cómo lo hacen a través de un sistema computadorizado. Mira el vídeo

 

Por Gloria Ruiz Kuilan / gruiz@elnuevodia.com

La próxima vez que vaya de compras al supermercado piense que se trata de un ejercicio de libertad. 

Al menos, así deben verlo los 12,575 confinados y confinadas que resguarda el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DRC). Y es que -desde el 2000- los confinados solo pueden acceder a alimentos, artículos de primera necesidad y hasta gustitos a través de las llamadas comisarías que existen en cada complejo correccional. 

Aurea Cordero Medina, supervisora de la Unidad de Cuentas del Complejo Correccional de Bayamón, explicó que previo al 2000 también existían las comisarías, pero paralelamente se les permitía a los familiares de los reos llevarle una modesta compra con artículos de su preferencia y para su aseo. 

¿Qué y cómo compran los reos?

Hace trece años “se le vende de la A a la Z” a los confinados a través de un sistema computadorizado, que ellos llaman quioscos, en el que el reo desliza su tarjeta con una cinta magnética y comienza a hacer la “compra” con solo tres pasos. Pero Cordero Medina advirtió que hay restricciones: solo pueden gastar $100 mensuales, las compras son dos veces al mes (una semana sí y otra no) y en cada compra el reo solo puede adquirir 15 artículos y si está sancionado pierde el derecho a comprar. 

Solo en la cárcel 501 de Bayamón, el DCR obtiene aproximadamente $55,000 al mes. “Yo le tengo que sacar un 10% a cada producto y se reinvierte. Se compran cosas para ellos (los confinados). Por ejemplo, se le compran televisores, fuentes de agua o todo el equipo necesario para la barbería”, precisó Cordero Medina. 

¿De dónde sale el dinero para las compras? 

Cada reo tiene asignado un número de “cuenta única” y sus familiares son los responsables de depositarle dinero en cualquier Firstbank de Puerto Rico mediante unos cupones que regularmente se le dan al confinado. Son cupones idénticos a los de una cuenta de cheques, explicó la funcionaria. El banco y el sistema computadorizado de la cárcel se encargan de limitar a $100 el gasto mensual de cada preso. 

“Semanalmente, los familiares le depositan en la cuenta. Ellos (los confinados) lo que hacen es que dejan par de pesos para la próxima compra. Además, está el confinado que trabaja”, dijo Cordero Medina. 

Pero ojo, los confinados no van a un área designada de la cárcel para hacer sus compras o un espacio parecido a las góndolas del supermercado. Acuden al quiosco. Allí marcan en el sistema computadorizado qué quieren y la misma máquina se encarga de hacerle el cuadre por 15 artículos sin sobrepasar los $100 mensuales.  

“La compra promedio está entre los $50 cada dos semanas”, sostuvo Cordero Medina.

Cualquier reo con dinero en su cuenta puede comprar en las horas establecidas por la cárcel y en el llamado quiosco, cuyo primer paso consiste en identicar al confinado. Luego el sistema le permite escoger los productos y la cantidad, por último, coteja lo “comprado” de manera virtual. La máquina (quiosco) en la que compra tiene una batería de resguardo en caso de que se vaya la luz. 

El día que el complejo correccional haya establecido para la entrega de compras, se le lleva a la celda lo adquirido. Un oficial del DCR se encarga de empujar un enorme carro con la compra empacada de cada reo, según se mostró a este diario. Las bolsas plásticas llevan atachadas una hoja con el monto de la compra, el nombre del reo, su celda y un espacio que él o ella debe firmar. 

“Tenemos un tarjetero y se verifica el nombre y foto del confinado, y se le entrega la compra. Dan las gracias y se ponen contentos”, relató sobre el proceso de entrega de la compra el oficial de Corrección, Abiezer Acevedo, quien además, dijo que entre los artículos que pueden comprar hay pintas de helado de siete sabores. Las distribuyen en un carrito refrigerado y el reo se las come inmediatamente porque no tienen nevera en su celda, explicó el oficial. 

“Por institución hay unas reglas y solo dos veces al año, los familiares pueden traerle artículos de primera necesidad y comida a los reos. Eso es en Navidad y en verano”, destacó Cordero Medina. 

Es así que solo en ese período los familiares pueden llevarle al reo cinco calzoncillos, una toalla, un par de chancletas, un par de zapatos deportivos y medias. Esto varía si es una confinada. La cárcel le suple una cantidad limitada de los uniformes carcelarios (3), lo demás lo deben comprar en las comisarías. 

Hay de todo como en botica

Le venden desde artículos de primera necesidad como camisetas (que varían de acuerdo a la cárcel), frisas, desodorantes y hasta Playstation. El Nuevo Día visitó el almacén que tiene una amplia variedad de galletas saladas y dulces, sobres, sellos, cortaúñas, sandalias, betún, peinillas, baterías, bolígrafos, jabón, detergente para lavar ropa, pasta de guayaba, jamonilla, mantequilla de maní y hasta ketchup. 

“Aquí vamos a encontrar abanicos, televisores, Playstation, DS, radios. Ese tipo de equipos eléctrónicos es restringido para algunas instituciones. Por ejemplo, el Playstation y el televisor es para las unidades de máxima (seguridad) porque (el confinado) no sale y no tiene la oportunidad de salir al aire libre”, dijo Cordero Medina mientras mostraba los juegos que venden para estas consolas.

Los juegos eran mayormente de deportes, observó este diario.  

También el reo puede comprar en la comisaría una gran variedad de papitas y galletas. Estos son los productos de mayor demanda, explicó la funcionaria. El artículo de menos demanda es el cepillo de dientes “porque la agencia (el DCR) se lo provee igual que el papel de baño”. 

Adiós a los cigarrillos si hay acondicionador de aire

Los cigarrillos también tienen mucha demanda, pero no están permitidos en las cárceles 705 y 501 de Bayamón “porque tienen aire acondicionado. Por lo tanto, no se les permite”.  Esto aplica, explicó la funcionaria, para toda cárcel con acondicionador de aire. 

Además, ha habido productos que han dado problemas por lo que ha sido necesario retirarlos, contó la funcionaria del DCR. Ahí se cuentan las latas de salchichas, cuya tapa de lata representaba problemas de seguridad, dijo. “El objeto es cortante. Ahora vendemos las salchichas de bolsitas”, agregó. 

Reconoció que hay trueques entre los reos, pero aseguró que es un asunto interno que no regula el DRC.

Qué más venden y por cuánto…

1.       Playstation - $90 

2.       DS - $129

3.       Televisor de 19 pulgadas - $218

4.       Rasuradora de dos filos - 50 centavos

5.       Juegos de Playstation - $54 y $59

6.       Cortaúñas grande - $1.09

7.       Galletas Nabisco - $2.09

8.       Cajetilla de cigarrillos Winston - $5.48

9.       Radio - $38 

10.   Caja de Ace en bolsita - $1.39

“Los precios pueden variar”, recalcó la funcionaria del DCR.

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: