Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
18 de febrero de 2014
12:00 a.m. Calidad de vida
 

Razones de una boricua para vivir en la Luna

Joven expone su nostalgia y sacrificio al vivir lejos de la Isla del Encanto

 

Por ELNUEVODIA.COM

La joven lamenta estar lejos de su familia, de amistades, del calor de la Isla y de muchas tradiciones que solo en Puerto Rico se viven. (Ilustración/Boligán)

A pesar de que el gobierno recientemente propuso una medida para incentivar a los trabajadores boricuas que se han mudado de la Isla, tal parece que esa propuesta no sería suficiente para quienes se encuentran muy lejos de su patria.

En una carta que difundió por Facebook una joven puertorriqueña, identificada como Tania B, se plasman las razones por las cuales decidió marcharse de la Isla hace ocho años, justamente cuando terminó sus estudios como ingeniera química en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez.

A pesar de que algunos han tenido la suerte de conseguir empleo en el País, como el caso de la abogada estadounidense Jessica Earl, muchos han tenido que sacrificarse y dejarlo todo en Puerto Rico para labraese un mejor futuro profesional y económico.

En su escrito, la joven lamenta estar lejos de su familia, de amistades, del calor de la Isla y de muchas tradiciones que solo en Puerto Rico se viven. También aprovecha sus líneas para exhortar al gobierno para que los incentivos que proponen para los que se han ido de la Isla, que los inviertan para forjar una mejor país.

La carta lee como sigue:

Por meses hemos estado escuchando sobre quejas, vaticinios, exigencias e improperios expelidos hacia todos los que en algún momento decidimos abandonar nuestro Puerto Rico y embarcarnos en el ‘one-way trip’ a Estados Unidos. Así que por este medio desearía hacer claro que el viaje, al contrario de lo que otros puedan pensar, no ha sido barato.

Siempre se habla de los que abandonan la tierra, la lucha, las ganas de mejorar el país. Pero nunca se habla de los deseos y sacrificios que han de hacerse para comprar ese pasaje sin regreso hacia el Terruño. Los que nos vamos no somos cobardes ni traidores… se requiere fuerza y disposición para renunciar a lo que nos es más amado y perseguir nuestros sueños.

Soy ingeniera química graduada de nuestra privilegiosa Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez. Ya cuando se acercaba la fecha de mi graduación, igual se acercaron las ofertas de varias compañías “extranjeras” ofreciéndonos todo tipo de oportunidades. En aquel año de mi graduación, por lo menos un cuarto de mi clase graduada tuvo que conformarse con una posición de operador en una planta de manufactura porque los puestos de ingenieros escaseaban. Y ¿por qué escaseaban? Tal vez por la misma razón por la cual la compañía en la que había hecho un Co-Op el año anterior y en la que me prometieron contratarme, había cerrado, al igual que lo hicieron muchas otras.

En vez de rehuirme a un rincón decidí adentrarme en la incógnita de un país desconocido. Hace 8 años embarqué un viaje a lo desconocido para asentar vida en Ohio… Ohio! Estado de vacas, cerdos y pastizales de maíz. Llegué a esta ciudad sola, sin conocer a nadie, decidida a completar varios años en una prestigiosa compañía y regresar a Puerto Rico con todo el honor y la gloria de ser una profesional con experiencia. Pero la vida tuvo otros planes y aquí sigo… ganando mi pan de cada día en el trabajo de mis sueños.

Digo eso pero no hay día q pase sin que extrañe a mi familia… Nuestra comida en familia, las confidencias de mi hermana antes de acostarme a dormir, la voz de mis padres deseándonos buenas noches. No hay día que pase sin querer acostarme por la noche escuchando el sonido de mis coquís, el zumbar del aire en la ventana de mi cuarto, el carrito de mantecado bajando por la tarde por nuestra calle en Las Veredas. No hay día que no desearía salir a la calle en chancletas en pleno invierno, meterme en la playa en un diía de sol, salir en un día de turismo interno a comer lechón en Guavate. No hay día en que busque mis updates en Facebook sin envidiar las fotos de mis amigas janguiando, casándose, teniendo hijos y viviendo sin yo estar ahí. No hay día que pase sin querer estar un rato en casa de mi abuelo que cada día se acuerda menos de mí.

He vivido ocho años de nostalgia, de padecer una pérdida, de tener un hueco en mi espíritu que no se llena hasta que visito mi Puerto Rico en mis limitadas vacaciones. He vivido ocho años de querer tener allí lo que no está a mi alcance... de no estar ahí aunque me duela. Se habla de los que nos fuimos como si fuera una decisión egoísta, como si estuviésemos tomando la vía fácil. Nadie habla del sacrificio que se hace cuando te encuentras como una extraña en tu propia casa. Nadie quiere irse, el que se va es el que tiene y necesita irse para hacerse de un mejor futuro y así pasar los beneficios al que se queda. Así que ¿quién es el traidor? ¿El cobarde? La persona que se fue o el gobierno que no nos da la oportunidad de hacernos de un mejor futuro donde nacimos?

Así que Gobierno de Puerto Rico, ahórrense los incentivos y dedíquenlos para forjar un mejor país para los que nos fuimos y los que se quedaron...

Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: