Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
22 de febrero de 2013
Seguridad
 

Relato de una noche de espanto

Los acusados enfrentan la pena de muerte

 

Por Limarys Suárez Torres / lsuarez1@elnuevodia.com

Una de las sobrevivientes de la Masacre de La Tómbola, Janet Maysonet Negrón, identificó ayer a  Alexis Candelario Santana como la persona que controlaba el narcotráfico en Sabana Seca, durante el inicio del juicio de pena de muerte que se ventila en su contra ante el juez federal José Fusté.

En un testimonio marcado por el llanto, ante el recuerdo de aquella trágica noche del 17 de octubre de 2009 en el negocio La Tómbola, Maysonet Negrón aseguró que Candelario Santana, quien enfrenta la pena de muerte por 19 asesinatos, incluyendo la masacre en ese negocio, se dedicaba al narcotráfico y “era el dueño del punto”.

Asimismo, la mujer apuntó con su dedo a David Oquendo Rivas –quien enfrenta juicio junto a Candelario Santana por mantener una empresa criminal continua que empleaba la violencia para lograr el control del narcotráfico– como uno de los gatilleros que disparó durante la masacre en La Tómbola.

“Era como las 11:50 p.m. Mi comadre Carmen María y yo llegamos hasta el lugar donde vendían las frituras, me entregan el pastelillo, cuando escucho a alguien corriendo detrás de mí y veo a un hombre con un arma larga. Grité: ‘¡María, cuidado!’, y salgo a correr... Tenía gorra negra, suéter negro y como un mahón. Me fijé en el arma larga y en su rostro cuando se volteó hacia mí y tuvimos contacto visual. Él se volteó hacia donde estábamos y comenzó a dispararnos. Era de tez blanca, nariz anchita y medio gordito”, detalló la mujer mientras lloraba.

“(Los disparos) duraron varios minutos y se escuchaba bum, bum, bum y tra, tra, tra, tra. Eso fue algo horrible. Desde que empezaron no pararon hasta después de un rato”, añadió al mismo tiempo que señalaba a Oquendo Rivas a través de fotos y en la misma sala como uno de los responsables de la balacera.

Una vez los disparos dejaron de escucharse, Maysonet Negrón volvió hacia el negocio y es ahí que se percata de que su comadre, Carmen María Santiago,  quien tenía ocho meses de gestación, había resultado herida y se fue con ella hacia el hospital.

La fiscal federal María Domínguez sentó también ayer a testificar a Santiago, quien declaró ante el jurado compuesto por ocho mujeres y cuatro hombres cómo perdió a su bebé en su vientre al recibir impactos de bala que le entraron por el glúteo.

“La bala entró por el glúteo, llegó hasta mi útero, mi vejiga e intestino, alcanzó la cabeza de mi bebé, bajó por su paladar y se le incrustó en la manita. Tenía ocho meses. Mi bebé murió”, indicó Santiago mientras varios miembros del jurado tuvieron que bajar su rostro y les fue imposible disimular el espanto ante tal descripción.

La víctima de la masacre, quien toda su vida ha residido en Sabana Seca, destacó que esa noche vio a tres personas con armas largas, pero puntualizó que no podía identificar a ninguno porque no logró ver sus rostros. 

Como parte del inicio del quinto juicio de pena de muerte que se ventila en el Tribunal Federal, la fiscalía presentó también cinco grabaciones de las llamadas realizadas al Sistema 9-1-1 la noche de la Masacre de La Tómbola, en las que se escuchan la desesperación, gritos y llantos de las personas en el lugar pidiendo auxilio.

Durante el contrainterrogatorio la defensa logró que ambas testigos reconocieran no haber visto a Candelario Santana aquella noche en La Tómbola.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: