Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
3 de noviembre de 2013
Otros flash
 

Ricky Martin: Una lucha para toda la vida

En marzo inaugura el Centro Tau, que trabajará en conjunto con SER de Puerto Rico, Iniciativa Comunitaria y Nuestra Escuela. Vídeo

 
Ricky  (fotos / ismael.fernandez@gfrmedia.com)

POR ROSALINA MARRERO-RODRÍGUEZ / rosalina.marrero@gfrmedia.com

Cuando el cantante Ricky Martin comenzó a usar su voz para alertar sobre la trata humana, allá para el 2004, sabía que estaba adoptando una lucha para toda la vida. “Esto no es una cosa que se va a resolver en cinco años, esto es un crimen organizado”, estableció durante la filmación de la campaña People for Children que formalizó la misión de la fundación con su nombre de realizar esfuerzos para educar y prevenir la trata en sus distintas modalidades.

A casi 10 años de definir su proyecto social -que tuvo como génesis el rescate que hizo de tres niñas de las calles en India-, y cuando las estadísticas locales e internacionales son cada vez más alarmantes en torno al tráfico humano, la explotación sexual y laboral, el intérprete está a punto de inaugurar el Centro Tau en Loíza, un espacio de educación alternativa que será su modelo para el mundo de lo que se puede hacer en favor de minimizar las víctimas.

“Me siento bien complacido pero no conforme queremos hacer más. Este es el primer gran paso, no vamos a conformarnos con mantenernos en un solo lugar. Yo tengo confianza de que con el tiempo sean muchos los Centros Tau”, expresó el artista a El Nuevo Día.

De la mano de entidades públicas y privadas como Nuestra Escuela, SER de Puerto Rico, Iniciativa Comunitaria, la fundación alemana RTL, y del gobierno central, que aportó $2.5 millones, así como del municipio de Loíza, que donó parte del terreno, el plantel -que acogerá estudiantes desde el nivel elemental hasta superior- se encuentra en la etapa de terminaciones de construcción.

El Centro Tau de la Fundación Ricky Martin gran alternativa para nuestra juventud

La estructura diseñada por el arquitecto Elio Martínez Joffre junto con la firma contratista Aireko, dirigida por Jorge Salas, se levanta a la entrada del pueblo de Loíza, en un terreno de 2,700 metros, aledaño a la Cueva María de la Cruz.

A partir de marzo de 2014, la matrícula actual del proyecto Nuestra Escuela, que sirve a niños y jóvenes que han sido desertores escolares, o removidos por el Departamento de Familia hacia hogares sustitutos por algún tipo de abuso, se mudará a la nueva instalación para integrarse a este programa de educación personalizada, que combinará lo académico, las artes, la salubridad, la justicia social y el deporte. La matrícula máxima será de 110.

“Esto ha sido un proceso de diseñar cada parte y a la misma vez que se respete esa educación que es alternativa, que es personalizada, que es democrática, donde ellos son líderes de sus propios espacios”, destacó Bibiana Ferraiuoli, directora ejecutiva de la Fundación Ricky Martin.

El centro ubicará los salones de intermedia y superior en el primer nivel, cada uno con capacidad de ocho a 14 estudiantes. En ese nivel habrá además un cuido a cargo de SER, para los pequeños desde un mes de nacido hasta los tres años y 11 meses. La escuela elemental será en el segundo nivel. Todos serán hijos de los estudiantes participantes, de modo que se pueda fomentar el vínculo familiar sin afectar la educación de sus mayores.

Otros valores de la planta física, que tendrá una política ecoamigable, son una biblioteca, un anfiteatro, una piscina y una cancha de baloncesto.

Martínez Joffre indicó que, en el proceso de diseño, tomó importancia crear una sincronía entre todas la organizaciones que darán función al proyecto aprovechando además la riqueza natural y cultural del lugar.

La fundación es consciente de las necesidades del pueblo loiceño, que en las últimas semanas fue escenario de dos masacres.

Sobre este tema, el astro boricua reflexionó que “nuestra aportación será transformar la niñez y la juventud promocionando una cultura de paz y una educación integral para formar ciudadanos de bien para la comunidad de Loíza, de Puerto Rico y del Mundo”.

“Nos estamos anclando también en la entrada del pueblo de Loíza, que es donde convergen todas las comunidades, porque queremos que esto sea un espacio donde se promueva la cultura de paz”, dijo por su parte Ferraiuoli. De hecho, cerca de una decena de loiceños participaron de la primera etapa de la construcción que generó entre 15 y 20 empleos, además de la activa participación de estudiantes de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, entre ellos, Edwin Pabón Sánchez. “Vimos esto como un proceso participativo”, resaltó el arquitecto, quien le ha inyectado al proyecto un carácter más humano que técnico.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: