Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
15 de marzo de 2013
Mi bienestar
 

Sexualidad responsable

INFÓRMATE Y TOMA MEDIDAS PARA DISFRUTAR TU VIDA SEXUAL SIN CONTAGIARTE CON UNA ENFERMEDAD

 

/ croldan@elnuevodia.com

Por Camile Roldán Soto

No les gusta usar condón. Unos dicen que es incómodo. Otros, que no les da tiempo a ponérselo. También hay quienes se sienten invulnerables, aún cuando cambian frecuentemente de pareja sexual y no acostumbran realizarse pruebas médicas para saber si han contraído alguna enfermedad venérea.

¿Eres tú uno de ellos? ¿Sí? ¿No? ¿A veces?

Sea cual sea tu respuesta, entérate de que estas características de comportamiento describen a la población de 18 a 24 años de edad que está activa sexualmente en Puerto Rico, según información recogida en el más reciente estudio de necesidades de prevención de enfermedades sexuales que realiza el Departamento de Salud. Por eso se les considera “desprotegidos” cuando de educación sexual se trata.

El grupo está formado por adultos jóvenes que no están –o comienzan a dejar de estar– bajo la supervisión de sus padres, ya sea porque gozan de una mayor libertad en casa, se hospedan o han empezado a trabajar y recién ganan independencia económica.

En esta etapa, “comienza fuertemente la sexualidad recreativa, la que se consigue en una noche, en el momento. O se empieza a desarrollar este tipo de pareja weekend love o amigos con privilegios”, explica la doctora Alicia Fernández.

Aunque otros podrían tener una pareja estable, no necesariamente se han casado. Según cifras del Censo para el 2010, en promedio, la tendencia es que ellos contraen matrimonio a los 30 y ellas, a los 28.

Especialmente en los tempranos veintipico, muchos jóvenes viven una transición a veces muy acelerada a la adultez, observa, por su parte, la doctora Lourdes E. Soto de Laurido, catedrática del Recinto de Ciencias Médicas y educadora sexual certificada.

Es en ese transitar y debido a los factores mencionados cuando estos jóvenes adultos pueden iniciar o incrementar conductas que les exponen más al contagio de enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados. Las estadísticas apuntan a que dos de las tres enfermedades de transmisión sexual más comunes en Puerto Rico se detectan en las poblaciones de 15 a 19 y de 20 a 24 años. Estas son clamidia y gonorrea.

La vida cambia

Soto de Laurido, también investigadora en temas de sexualidad, observa que, a partir de los 18 años, se suele comenzar a disolver de forma más tajante esa línea que separa la adolescencia de la adultez.

“Las fronteras de edad ya no están. Los jóvenes comienzan a relacionarse con todo el que aparece. Y eso puede representar una variedad tremenda de prácticas, culturas y personalidades”, apunta Soto de Laurido, quien también es catedrática del Recinto de Ciencias Médicas en Río Piedras.

El grupo entre los 18 y 24 años es identificado como uno que, en general, tiene más parejas sexuales, está conociendo aún su sexualidad y no suele protegerse consistentemente con el uso de condones para evitar el contagio de enfermedades o de métodos para el control de los embarazos, explica, por su parte, la doctora Trinidad García, directora de la División de Prevención de ETS y VIH del Departamento de Salud.

También identifica como una conducta común que tanto hombres como mujeres dejen de utilizar condón cuando entienden que su relación tiene cierta estabilidad, sin tomar en cuenta cuál puede ser el comportamiento de la otra persona o sin tener claro el estatus de la relación.

Roxana es una joven de 24 años que se toma en serio la protección, pero confiesa que en ocasiones no ha sido consistente.

“Ha habido momentos, excepciones. Por ejemplo, si ya conozco a la persona, hemos estado juntos en el pasado, he confiado... me he dejado llevar por el momento. Después, es horrible. No puedo parar de pensar que pudo haberme contagiado con algo”, cuenta.

Al igual que ella, son muchos los que utilizan protección “casi siempre”. Otros, sencillamente no piensan que deben protegerse, quizás porque confían en que no les pasará nada.

“La costumbre de no protegerse viene desde que empiezan a tener relaciones sexuales y continúa hasta que tienen una pareja estable y se ve un cambio de comportamiento”, indica García.

El auge en las “relaciones abiertas” también influye en el riesgo que corre esta población, no solo en términos de su salud física, sino de la emocional.

“La sexualidad está ligada a las emociones”, comentaFernández.

Educarse es la opción

Para Soto de Laurido, existe un desfase. Los jóvenes tienen libertad para decidir sobre su vida sexual, pero les falta mucha información para asumir esas decisiones de forma saludable.

“Entran en conductas adultas sin necesariamente tener todo el conocimiento de la responsabilidad que implica la convivencia, las relaciones sexuales más frecuentes, la disminución de las inhibiciones, entre otras”, apunta la educadora.

Las entrevistadas coinciden en la necesidad de reforzar las bases de la educación sexual para que, cuando llegue el momento de tomar decisiones, los jóvenes tengan las herramientas necesarias.

Coinciden también en la percepción de que muchos jóvenes adultos mantienen erróneamente una actitud demasiado relajada o confiada que les impide considerar en su justa perspectiva el riesgo que puede representar la actividad sexual una sola vez sin protección.

“Ese sentido de complacencia, tenemos que combatirlo”, apunta García.

Casos reportados en Puerto Rico para 2012

Clamidia

Hombres- 1,126

Mujeres- 5,107

Total- 6,233

•15-19 años - 1,635

•20-24 años - 2,605

Gonorrea

Hombres - 186

Mujeres - 157

Total - 343

•15-19 años - 69

•20-24 años - 127

Sífilis (primaria y secundaria*

Hombres - 286

Mujeres - 20

Total - 306

•15-19 años - 10

•20-24 años - 67

* En el caso de la sífilis primaria y de la secundaria, la población de 25-29 reportó más casos que la de 15-19, para un total de 57.

Fuente: Oficina de Vigilancia de ETS, División de Epidemiología del Departamento de Salud

Gonorrea

Puede crecer y multiplicarse fácilmente en áreas húmedas y tibias del aparato reproductivo de la mujer, y en la uretra, tanto en mujeres como en hombres. También puede crecer en la boca,la garganta, los ojos y el ano.

Se contrae al tener relaciones sexuales (anales, orales y vaginales) con una persona infectada. También puede ser transmitida a través de fluidos corporales, aunque el hombre no eyacule. Madres que no hayan recibido tratamiento pueden transmitirla a su bebé durante el parto.

Síntomas

Algunos hombres con gonorrea no presenten síntoma alguno. No obstante, uno de los síntomas comunes en ellos es la sensación de ardor al orinar o una secreción blanca, amarillenta o verdosa del pene que, por lo general, aparece entre 1 y 14 días después de contraer la infección. Algunas veces, les duelen los testículos o se les inflaman.

La mayoría de las mujeres no presentan síntomas, o estos son muy leves y se pueden confundir con los síntomas de una infección vaginal o de la vejiga. Entre los primeros síntomas en ellas se encuentra una sensación de dolor o ardor al orinar, aumento del flujo vaginal o hemorragia vaginal entre períodos. Cuando no es tratada, la infección en la mujer puede resultar en graves complicaciones.

Clamidia

Es la enfermedad de transmisión sexual más reportada en el mundo. Es capaz de causar daños graves y permanentes a los órganos genitales de la mujer.

Se contrae a través de relaciones sexuales (anales, vaginales y orales) con alguien infectado. Personas que han tenido clamidia y han sido tratadas pueden infectarse de nuevo si tienen relaciones sexuales con una persona infectada. Embarazadas pueden transmitirla a su bebé durante el parto.

Síntomas

Se conoce como una enfermedad “silenciosa” porque no suele provocar síntomas. Si estos se manifiestan, es posible que lo hagan varias semanas después del contagio.

En las mujeres, la bacteria infecta inicialmente el cuello uterino o la uretra. Algunas tienen flujo vaginal anormal o una sensación de ardor al orinar. Las infecciones que no se tratan pueden propagarse al útero y a las trompas de Falopio y causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La EIP puede ser silenciosa o causar síntomas como dolor abdominal y pélvico. Aun cuando la EIP no presente síntomas inicialmente, puede causar infertilidad y otras complicaciones más adelante.

Algunos hombres infectados presentan secreción del pene o una sensación de ardor al orinar. También, aunque es poco común, puede ocurrir dolor e inflamación de uno o ambos testículos.

Sífilis (primaria y secundaria)

Es causada por una bacteria. Se transmite a través del contacto directo con una úlcera sifilítica. Comúnmente, estas aparecen en los genitales externos, la vagina, el ano y el recto. También pueden salir en los labios y en la boca. La sífilis puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, anales, y durante el sexo oral. Las mujeres embarazadas con esta enfermedad pueden pasársela a sus futuros bebés.

El tiempo promedio entre la infección por sífilis y la aparición del primer síntoma es de 21 días, pero puede variar de 10 a 90 días.

Síntomas:

Fase primaria

La aparición de una sola úlcera marca la primera fase (o fase primaria) de la sífilis, pero también pueden aparecer varias. La úlcera aparece en el sitio por donde la sífilis entró al organismo. Por lo general, es firme, redonda y no causa dolor, por lo tanto, puede pasar desapercibida. La úlcera dura entre 3 y 6 semanas y se cura, aunque que la persona no reciba tratamiento. Sin embargo, si la persona infectada no recibe tratamiento adecuado, la infección progresa hacia la fase secundaria.

Fase secundaria

Las erupciones de la piel o las úlceras en la boca, vagina o ano (también llamadas lesiones en las membranas mucosas) caracterizan esta etapa, que suele comenzar con una erupción en la piel en una o más áreas del cuerpo. Por lo general, la erupción no produce picazón. Pueden formarse puntos duros, de color rojo o marrón rojizo, tanto en la palma de las manos como en la planta de los pies. También pueden parecerse a otras erupciones causadas por otras enfermedades.

Algunas veces, las erupciones asociadas con la sífilis secundaria son tan leves que pasan desapercibidas. Otros síntomas incluyen fiebre, inflamación de las glándulas linfáticas, dolor de garganta, pérdida parcial del cabello, dolor de cabeza, pérdida de peso, dolor muscular y fatiga. Los síntomas de esta fase desaparecerán con o sin tratamiento. Pero, sin el tratamiento adecuado, la infección progresará a una fase latente y o a fases más avanzadas de la enfermedad.

Fuente: Centro para el control y la Prevención de Enfermedades (www.cdc.gov)

Toma control

•Reconoce que eres un ser sexuado y las funciones de tu sexualidad. Estas son: erótica, reproductiva y comunicativa (hablar y compartir tus preferencias para alcanzar disfrute).

•Fomenta la comunicación con tu pareja. Mientras más intimidad sexual tienen las parejas, más se involucran sentimental y emocionalmente. También, más placentero y compenetrado es el sexo. Además, en la medida en que conozcas más sobre ti mismo, puedes comprender y manejar mejor los cambios que inevitablemente ocurren con la sexualidad a lo largo de la vida.

•Fortalece tu autoestima sexual; es decir, aprende a reconcer qué te gusta y qué no te gusta.

•Acepta tu derecho a tomar decisiones sobre tu sexualidad y saber que nadie puede obligarte a hacer algo que no quieras hacer.

•Aprende a vivir la sexualidad sin violencia, sin coacción, sin abuso, sin explotación ni acoso.

•Reconoce que tienes la capacidad de escoger las y los compañeros sexuales que desees.

•Acepta tu orientación sexual (heterosexual, homosexual).

•Decide por ti mismo cuándo comienzas tu vida sexual.

•Infórmate y elige entre la variedad de métodos que existen para evitar embarazos y enfermedades sexualmente transmisibles.

•Disfruta de tu sexualidad sin necesidad de utilizar o depender de alcohol, drogas ni otras sustancias controladas, que no solo pueden dañar tu cuerpo sino también pueden promover un disfrute falso que a la larga no podrás mantener.

Fuente: Dra. Alicia Fernández, sexóloga

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: