Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
10 de noviembre de 2012
Béisbol
 

Sin rencor Tony Valentín

Después de perder la franquicia de Santurce, el exjugador está de vuelta en la liga

 

POR CARLOS ROSA ROSA / crosa@elnuevodia.com

PONCE - Tony Valentín asegura que pasó la página.

Al menos, así lo muestra con su retorno al béisbol invernal, esta vez, en otra capacidad. El exgrandesligas es uno de los coaches de los Leones de Ponce, acompañando a su hijo Jesmuel.

“Sí, he pasado la página. No soy rencoroso. Sigo para adelante... pasado es pasado”, dice el exjugador a El Nuevo Día.

Valentín fue tenedor de una franquicia en la liga y tuvo una agria salida del organismo. Al expelotero le quitaron la franquicia de los Cangrejeros de Santurce antes de la pasada temporada.

La liga tomó la determinación luego de que Valentín optara por recesar por segunda campaña al hilo debido a la falta de un estadio. El municipio de San Juan no lo respaldó para utilizar el estadio Hiram Bithorn.

Fue así que Valentín desapareció del panorama. Salió molesto con los directivos de la junta -Sadí Antonmattei era el presidente- y con una pérdida millonaria, tras adquirir originalmente a Santurce y trasladarlo a Manatí en el 2004.

Allí, jugó hasta el 2007 y por falta de apoyo del municipio manatieño retornó a San Juan para revivir a los Cangrejeros para una sola campaña (2008-09).

Desde entonces, Valentín estuvo lejos de la liga. Y hasta creyó que nunca retornaría a la liga en ninguna capacidad.

“Al principio, pensé que no iba a regresar. No valoraron lo que hice por tantos años como jugador y dueño. Y ahora ven que el problema no era yo. El problema fue que nunca hubo apoyo (del municipio)”.

“Pero no soy esa persona (rencorosa). Siempre pensaba que mis hijos iban a llegar a esta liga y, por eso, me quedé callado”, dijo.

Valentín dijo que ahora tuvo la opción de demandar al concretarse el traslado de San Juan a Manatí. Precisó que su contrato con el municipio de Manatí era de cinco años. Allí estuvo tres y no cobró la totalidad del dinero prometido, agregó.

Ahora, el municipio ayudó económicamente al regreso de los Atenienses con Antonmattei como propietario.

“Mucha gente me dijo que demandara. En Manatí no me pagaron completo. Pude haber hecho daño, pero no soy esa persona”, señaló.

“No he hecho mal a nadie y estoy contento con la participación del equipo. Ahora pienso en la juventud... en que estos muchachos necesitan esta liga para desarrollarse y con seis equipos hay más empleo. Y también estoy aprovechando esta oportunidad de acompañar a mi hijo a este nivel”, apuntó.

Valentín no esconde su arrepentimiento por haber dado el salto de jugador a propietario. Estimó que la pérdida económica superó el millón de dólares.

“Sí, me arrepiento”, contestó.

“En mi carrera cometí muchos errores como pelotero, pero este fue uno de los errores más grandes de mi vida. Fue un momento que tenía el dinero -porque todavía jugaba- y tenía la promesa de un apoyo económico”.

“Me cegué, creí que me iban a dar todo lo que me prometieron. Al principio, todo fue color de rosa, pero después las cosas se fueron apretando. Empecé a correr las cosas de mi bolsillo y esa no era la idea. Perdí sobre un millón (de dólares) y será difícil recuperarlo”, dijo con resignación.

"Pero el dinero no lo es todo en la vida", apuntó.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: