Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hombre durmiendo placenteramente. (horizontal-x3)
Hacer algunos cambios en la alimentación pueden ayudarte a disfrutar de un sueño más placentero y reparador. (Shutterstock.com)

Todos hemos experimentado en algunas ocasiones dificultad para dormir. Quizás has consumido algún alimento que te provocó malestar estomacal y te afectó alcanzar el sueño. 

En muchas ocasiones, tomar una taza de leche o un té es suficiente para lograr ese sueño tan necesario para nuestra salud física, mental y emocional. La costumbre de darle a los niños un vaso de leche antes de dormir es usada frecuentemente, aunque muchas personas desconocen que la leche es alta en triptófano.

El triptófano es un aminoácido esencial para el crecimiento normal de los bebés y para el equilibrio de nitrógeno en los adultos. El cuerpo no puede producir este aminoácido, este se obtiene a través de la alimentación. El triptófano ayuda a producir niacina y serotonina. La serotonina se cree que produce un sueño y un estado de ánimo saludable. Sin embargo, la leche no es el único alimento alto en triptófano. 

Hay otros alimentos que también lo tienen, entre ellos están el queso, el pollo, los chocolates, los huevos, el pescado, el pavo, el maní, las semillas de calabaza, las semillas de ajonjolí, la soya, el tofú y la mantequilla de maní.

Alimentos que debes evitar porque pueden tener el efecto contrario, provocando así el desvelo, entre ellos:

* Productos altos en cafeína.

* Alimentos altos en grasa.

* Comidas muy condimentadas porque pueden producir acidez.

* El exceso de líquido, ya que tendrás que interrumpir el sueño para ir al baño.

* Las bebidas alcohólicas, aunque ayudan a dormirte más rápidamente, también hacen que te despiertes a menudo, sufras de pesadillas y dolores de cabeza.

* No debes comer alimentos pesados ni comer demasiado. Si tienes el estómago muy lleno, no podrás dormir bien.

Algunas sugerencias de bocadillos para comer antes de dormir son: 

* el yogur bajo en grasa o sin grasa

* un puñado de maní 

* un puñado de semillas de calabaza

* galletas de soda con mantequilla de maní

* una rebanada de pan con queso, una taza de leche, o cereal con leche.

Hacer algunos cambios en la alimentación pueden ayudarte a disfrutar de un sueño más placentero y reparador. Es posible que eso sea suficiente para dormir mejor. Si aún siguiendo estas recomendaciones se te hace difícil conciliar el sueño o te despiertas a menudo es importante consultar con tu médico.


💬Ver 0 comentarios