Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hoy día, las personas tienen muchas preocupaciones y por esto confunden sus prioridades. Tienen mucho estrés porque la economía no está bien y “la calle está fuerte”, enfocándose sólo en lo exterior, en lo material, en cómo se ven y en lo que tienen y no tienen, echando un lado o ignorando su salud, cuando deberían reenfocarse más en lo interior, que es de donde proviene nuestra verdadera salud. Todo cuerpo humano tiene su propio “doctor” dentro de sí mismo, ya que el cuerpo fue diseñado para funcionar a la perfección si se le da lo necesario.

Por ejemplo, si sufres una pequeña cortadura, tu cuerpo tiene la habilidad de cerrar esa herida y curarse sin necesidad de medicamentos ni cirugías. Al cabo de unos días, la herida habrá cicatrizado y todo funcionará normalmente. Tu organismo siempre tratará de buscar la forma de enviar mensajes para que se cure lo antes posible, utilizando como vehículo el sistema nervioso central.

De manera directa o indirecta, el sistema nervioso es el que controla todo en el cuerpo y tiene la capacidad de curarte y protegerte diariamente de una manera más saludable y no-invasiva. Éste está protegido por la columna vertebral, que son los huesos en tu espalda. La quiropráctica se especializa en la salud integral a través de la columna vertebral; busca y corrige mal posiciones de las vértebras, permitiendo que el sistema nervioso pueda comunicarse a través de todo el cuerpo y que éste se mantenga en su estado óptimo. De esta manera, tendrá todas las herramientas necesarias para mantenerse saludable.

Por esto, ¡“dale la espalda” a una mejor salud a través de la quiropráctica!

El autor es quiropráctico. Para información, llama al 787-751-9147 o escribe a [email protected].


💬Ver 0 comentarios