• Habla con tu hijo; debes saber cómo está.

• Debes estar disponible para ellos, incluso, si estás “ocupado”.