Uber (horizontal-x3)
(Foto: MikeDotta / Shutterstock.com)

Uber es una transnacional que definitivamente ha dado que hablar en los últimos años en gran parte de los países donde -con más o menos control- ha causado revuelo por el impacto que ha generado en la forma de desplazarse dentro de las grandes metrópolis. Si bien este es un servicio de mucha utilidad para los viajeros que llegan por primera vez a un destino, hay algunas ciudades donde no está disponible, obligando al turista a buscar otras formas para desplazarse.

Es el caso de Barcelona que hasta hace unos días era la única gran ciudad de Europa que no contaba con este sistema. Aún así, en 2016 su aplicación se abrió en promedio 3 mil veces por día en la metrópolis catalana, probablemente una acción inconsciente de los turistas que diariamente llegan a visitar la urbe.

Además de no responder a las exigencias legales, muchos consideran que Uber no es necesario, ya que movilizarse por las calles la capital de la comarca del Barcelonés no es problema, como tampoco lo es poder llegar de un lugar a otro. Barcelona es un destino amigable, que invita a caminar sus avenidas y a descubrir su Barrio Gótico, la Sagrada Familia o las casas de Gaudí.

Al parecer, lo mismo pensaron los habitantes de Dinamarca que el pasado 18 de abril decidieron decirle adiós a este sistema de movilización por no adecuarse a sus normas de transporte.

En COCHA explican que sin el ánimo de minimizar la utilidad que Uber presta a los viajeros, “el hecho de que no esté permitido en determinados puntos hace que uno se vea ‘obligado’ a buscar medios alternativos de transporte que, a la larga, pueden resultar muy prácticos y útiles para conocer destinos como Barcelona”.

Hacer "turismo a la antigua" no es algo tan complicado y muchas veces solo se necesita un buen par de zapatillas para lanzarse a recorrer los rincones más entretenidos de una ciudad. Nunca está demás enterarse de cómo funciona el transporte público y si, por ejemplo, se pueden comprar pasajes unitarios o bien se necesita de tarjetas para subirse al transporte colectivo.

Italia es otro destino que le dijo “addio” a Uber el pasado 7 de abril luego de que un fallo judicial los acusara de competencia desleal, por lo que ordenó su cese de funciones durante los diez días siguientes tras ser despachada la resolución.

Y seamos honestos, las principales ciudades de Italia no necesitan de Uber, ya que es un verdadero placer recorrerlas a pie. No obstante, este país tiene muy buenos servicios de transporte, tanto dentro de las ciudades como interurbanos.

En este recuento de destinos sin Uber también se debe destacar Vancouver, Canadá, donde este servicio es ilegal y aún así esta metrópolis figura como uno de los mejores lugares para vivir en el mundo.


💬Ver 0 comentarios