Venecia, Italia (horizontal-x3)
40 millones de turistas visitan anualmente Venecia. (Foto: Shutterstock.com)

En las próximas semanas se instalará en los lugares más concurridos de Venecia un moderno sistema diseñado para contar personas y que tiene como objetivo recopilar datos que permitan definir a futuro acciones para controlar el cada vez mayor flujo turístico que está poniendo en riesgo a la bella ciudad de los canales.

La decisión fue adoptada por el Ayuntamiento como respuesta a los problemas que genera el recibir 40 millones de turistas al año.

Este constante ir y venir de viajeros ha generado la preocupación de los vecinos y las autoridades de la Junta Comunal, que exigieron medidas concretas que posibiliten tener una mejor gestión de los flujos turísticos.

Explicaron que si bien esta actividad aporta recursos económicos esenciales para la ciudad, también es cierto que el gran número de personas que llega diariamente hace difícil la protección de su fragilidad y garantizar su decoro.

De los 40 millones de turistas que anualmente viajan hasta la capital de la región de Véneta, solo un 25% se hospeda en sus hoteles y el 75% restante la recorre por el día para luego abandonar la ciudad.

Cuenta personas

El sistema para “contar personas” será instalado en puntos neurálgicos de la ciudad y que además hacen de “puertas de entrada y salida de los turistas”. Entre ellos destacan el Puente de Calatrava, el Puente degli Scalzi y los otros tres que atraviesan el llamado Río Novo. También se incluyen los muelles donde desembarcan los turistas que llegan en los cruceros.

Venecia, Italia
(Foto: Shutterstock.com)

El alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, explicó que esta medida, además de otras, buscan desembocar en acciones que permitan regular el flujo turístico y hacerlo compatible con el día a día de los vecinos de la ciudad.

Junto con ello, indicó, se aprobó la realización de una campaña internacional de educación y concientización para que los turistas comprendan lo importante que es cuidar la histórica ciudad y cómo pueden ayudar visitándola, por ejemplo, en temporada baja.

Venecia es una ciudad frágil que debe ser protegida, dijo el alcalde, quien, además, adelantó un aumento de los agentes de la policía municipal para que se controle el comportamiento de los visitantes que han protagonizado bochornosos episodios los últimos años, especialmente durante la temporada estival.


💬Ver 0 comentarios