¿Cómo pueden protegerse los usuarios finales?