Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Javier Rúa Jovet (horizontal-x3)
A base de estos resultados, Javier Rúa Jovet, presidente de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones, especificó que parte del objetivo del proyecto es también establecer el crecimiento de banda ancha como uno de los indicadores económicos del país. (Ramón Tonito Zayas)

Si bien Puerto Rico tiene un largo trecho por recorrer en el campo de acceso a internet de alta velocidad, datos de la organización Connect Puerto Rico indican que la adopción de banda ancha en la Isla creció un 15% del 2010 al 2014.

Actualmente, la penetración fija de uso de conexiones de alta velocidad de internet es de 51%, siendo el grupo de menor ingreso económico por hogar (menos de $15,000 al año) y el de mayor crecimiento en adopción.

La vicepresidenta de política pública de la organización federal Connected Nation, Raquel Noriega, advirtió que a pesar del avance que se ha logrado en la adopción, todavía Puerto Rico está por debajo del promedio de uso de Estados Unidos, que tiene un 62%.

“Se ha hecho un  trabajo tremendo de inversión por parte de la industria privada para mejorar y ampliar la oferta de banda ancha, sin embargo,  falta todavía aumentar la adopción de los servicios. El puertorriqueño todavía no está dispuesto a pagar un servicio premium de 50 o 100 megas de internet para sus hogares”, sostuvo Noriega.

Es precisamente el reto de la adopción de banda ancha uno de los mayores obstáculos que enfrenta el proyecto de “Gigabit Island”, impulsado por el gobierno y la industria privada, ya que un gran por ciento de los puertorriqueños, principalmente la población adulta, no le ve la utilidad a tener una conexión de internet fija de alta velocidad en el hogar.  Adicional, para muchos el  costo de conexión a internet sigue siendo muy honeroso,  a pesar de que información publicada por Connect Puerto Rico indicó que del 2010 al 2014 el precio promedio por conexión de banda ancha se redujo de $42.37 a $39.47.

Uno de los motivos para impulsar el proyecto, que se propone incrementar la utilización de internet de alta velocidad en Puerto Rico, es la estrecha relación que hay entre la penetración de internet y el crecimiento económico de los países.

“Si el país desea atraer más inversión, incorporar prácticas  innovadoras a su sistema educativo y aumentar el valor del sector inmobiliario, es fundamental que aumentemos nuestra capacidad de banda ancha. Ello ha evidenciado ser motor económico para diversas economías alrededor del mundo”, sostuvo Giancarlo González, principal oficial de informática del gobierno (CIO).

Como ejemplo, el CIO indicó que ciudades estadounidenses como Kansas y Chatanooga, en Tennessee, crecieron entre un 1% a 2% su economía al aumentar su capacidad de banda ancha.

A base de  estos resultados, Javier Rúa Jovet, presidente de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones, especificó que parte del objetivo del proyecto es también establecer el crecimiento de banda ancha como uno de los indicadores económicos del país. “Queremos que se asocie el crecimiento de tráfico de banda ancha con el desarrollo económico y así movernos a indicadores modernos que sean más precisos que las tradicionales ventas de cemento”, dijo.

Para hacer realidad el “Gigabit Island”, en gran medida, están descansando  en la educación de las generaciones futuras, para que  integren  la utilización de internet de alta velocidad a a su  proceso educativo, de comercialización y comunicación. Ya existen algunos proyectos dirigidos en esta dirección como es el P. de la S. 873, de la autoría del senador José Nadal Power,  que busca que los estudiantes de escuela pública tengan  acceso a sus textos escolares de forma digital y gratuitamente.   

Por otra parte, la proveedora de banda ancha Claro Puerto Rico tiene a su cargo la conexión de todas las escuelas públicas del país para que tengan acceso a banda ancha con velocidades de entre 30 a 150 mbps, dependiendo de lo que necesiten. Enrique Ortiz de Montellano, presidente de Claro, explicó que el proceso de instalación de fibra óptica comenzó en verano pasado y esperan  culminarlo este año, antes de que de inicio el nuevo curso escolar. Adicional, sostuvo que están trabajando en la instalación de banda ancha a unos 40,000 hogares de difícil acceso que hasta ahora sólo contaban con conexión dial-up.

Al momento,  ya han habilitado con banda ancha a unos 25,000 hogares. El proyecto forma parte del programa federal de adopción de internet de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para el que se le otorgó a Claro unos $31.5 millones.


💬Ver 0 comentarios