Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
22 de abril de 2013
Puerto Rico Hoy
 

“Tiene una situación antidemocrática”

Estudiante boricua defiende no jurarle lealtad a EE.UU. Vídeo

 

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com

DAMASCUS, Maryland   Desde el séptimo grado, la joven estudiante boricua Enidris Siurano Rodríguez, nacida en Puerto Rico y residente de Maryland desde los 3 años, ha tenido la costumbre de quedarse sentada en su pupitre cada mañana cuando al inicio de la jornada escolar sus compañeros se levantan a recitar el juramento a la bandera estadounidense.

“Lo hice cuando comencé a entender la situación política actual de Puerto Rico, la cual no me agrada. La gente me pregunta y puedo decirles que no estoy de acuerdo en la forma en que Estados Unidos trata a Puerto Rico”, dijo Enidris, estudiante del décimo grado en la escuela secundaria Damascus, en Maryland, a 50 minutos de Washington D.C..

Enidris, estudiante de honor y destacada violinista que irá este verano a tocar en un festival internacional en Italia, quisiera ver a Puerto Rico con soberanía política. 

“Pienso que Puerto Rico tiene una situación antidemocrática, me desagrada la idea de que un gobierno tan lejos (de la Isla) nos diga lo que podemos hacer y no podemos hacer”, dijo Enidris, de 15 años.

Sus maestros de escuela intermedia nunca le impidieron ejercer un derecho que le confiere la Constitución estadounidense y que ha reconocido por siete décadas la jurisprudencia federal y más recientemente las normas estatales y locales de Maryland.

 “Me preguntaban por curiosidad”, indicó Enidris, entrevistada en su residencia, junto a  sus padres, Osiris Siurano, empleado del Gobierno federal y quien fue guitarrista de tríos en Puerto Rico como Los Caciques, y su madre, Sandra Rodríguez. 


Para Enidiris, todo cambió en febrero pasado, cuando la maestra de su clase de honor de biología, Deanna Jennings, comenzó a ordenarle que se pusiera de pie. Enidris dice que lo hizo durante unas semanas, hasta que en su clase de gobierno entendió el contexto de los derechos que tiene frente al Gobierno, en este caso el sistema público escolar.

Al volver a quedarse sentada, su maestra le llamó la atención y al parecer le llevó la queja a la subdirectora de la escuela, Karen Rose, quien le indicó que aunque no recitara el juramento tenía que ponerse de pie.

De la reunión con Rose, Enidris, nerviosa, salió llorando. Su hermana, Saniris, un año mayor, la vio llorando en la escuela y le contó  a su mamá.

La subdirectora Rose llamó por teléfono a Rodríguez, para decirle, relató la madre, que su hija “le faltaba el respeto a los estudiantes con padres en la milicia y que Enidris tenía unas libertades que agradecer, porque si no fuera por la ayuda que le daba Estados Unidos quizá ni pudiera ir a la escuela”.

Rodríguez le contestó que sus comentarios eran ofensivos, que Enidris no interrumpe el juramento de sus compañeros de clase,  “respeta la decisión de cada quien de participar o no en la milicia” y que su abuelo es veterano de la guerra de Vietnam.

En la conversación, Rose le dijo que iban a remover a Enidiris del salón durante el proceso de jura. “Eso es segregación”, le advirtió en una comunicación electrónica Osiris Siruano, el padre, al director de la escuela secundaria, Robert Domergue.

Al otro día de la reunión con la subdirectora Rose, otro maestro, Eric Brennaman, también se apareció por su salón para observar el momento en que ella se queda sentada y recriminarle, diciéndole que daba una batalla que no iba a ganar y que mostraba una conducta “irrespetuosa”.

Por medio de una amiga en Chicago, que fue funcionaria en el sistema escolar de Montgomery, contactaron a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

El pasado día 9, ACLU hizo pública una carta en la que reclamó al superintendente de escuelas del condado de  Montgomery al que pertenece Damascus, Joshua Starr, al presidente de la Junta de Educación, Christopher Barclay, al director Domergue, y a la subdirectora Rose, una disculpa formal para Enidris y a su familia “y confirmación por escrito de que no habrá informes sobre esto en su historial”.

El director Domergue ya habló con Enidris y su familia para pedirles disculpas. “Me dijo que tengo razones muy buenas para no ponerme de pie”, indicó Enidris.

A los que puedan criticar que reclame la soberanía política de la Isla desde Maryland, Enidris comentó que “el hecho de que no viva allá, no quiere decir que no puedo expresarme sobre el status. Puerto Rico es mi país”. 

Para los padres – que llegaron a Maryland considerándose defensores de la estadidad pero ahora favorecen la soberanía política de la Isla-, todavía falta que les envíen una comunicación por escrito, aclarando que este incidente no formará parte de su historial escolar formal y les otorguen una reunión con  la superintendencia escolar solicitada por la ACLU.

En la escuela, Enidris sabe que hay estudiantes que al conocer su caso han comenzado también a quedarse sentados. “Hay algunos que me preguntan si voy a demandar, les digo que nunca pensamos demandar. No voy a demandar”, dijo Enidris.

Los padres quieren que el sistema escolar del condado de Montgomery aprenda la lección. “Sabemos que este no es el primer caso – dijeron -, pero queremos que sea el último”.


Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: