Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
25 de enero de 2013
9:21 a.m. Modificado: 09:35 a.m. Seguridad
 

Tomaría justicia padre de joven asesinado en juego de baloncesto

Steven Cruzado fue ultimado por dar una falta personal

 
EL sospechoso del crimen se entregó en la mañana de hoy, viernes. (JORGE.RAMIREZ@GFRMEDIA.COM)

Por ELNUEVODIA.COM

"Si puedo tomar la justicia en mis manos, lo voy a hacer. Que Dios me perdone". De esa manera, don Antonio Cruzado, padre del joven asesinado por darle una falta a un miembro del equipo contrario, resumió el dolor y la impotencia que siente ante la injustificada muerte de su hijo menor.

Steven Cruzado Torres, de 24, fue ultimado a balazos en la noche del miércoles tras cometer una falta personal contra Ricardo Figueroa Castillo, de 23 años y quien jugaba para el equipo contrario. Este último le reclamó a Cruzado Torres por la falta, con la que impidió que anotara un canasto, a lo que la víctima contestó que todo era parte del juego.

Acto seguido, Figueroa Castillo caminó hasta un bulto, sacó un revólver y le disparó a Cruzado Torres ante la mirada de unas 15 personas que se encontraban en la cancha El Mangó, en el barrio Minillas del municipio de San Germán. Luego, abordó un vehículo y abandonó el lugar.

"Esto es un mozalbete de la calle que tiene la facilidad de conseguir un arma… Ya basta porque la sociedad va a reventar", expresó don Antonio con la voz entrecortada en entrevista radial a través de WKAQ 580.

"Esta persona fue la segunda vez que iba a jugar con ellos, y en esa segunda ocasión me mató a mi hijo", expresó el hombre.

"Él estaba contentísimo para terminar la universidad, y hasta fue a la joyería porque se pensaba casar también, y ellos le apagaron su vida, le apagaron su luz", agregó afligido.

Cruzado Torres había comenzado a estudiar gerencia hotelera y contabilidad en la Universidad Católica de Mayagüez y tenía planes de casarse con su novia, Tamara Díaz, el próximo año.

Indicó que el joven que mató a su hijo no es de la zona. Las autoridades habían indicado que Figueroa Castillo vive con una joven en el caserío El Recreo, en San Germán, pero que es natural del barrio Limón, en Mayagüez. Asimismo, se había informado que los cargos en su contra podrían ser sometidos hoy en ausencia, ya que no ha sido detenido.

Según don Antonio, quien tiene otro hijo de 25 años, Cruzado Torres acostumbraba jugar baloncesto en las tardes junto a un grupo de amistades. "Hay canchas en diferentes sitios (en San Germán). En cada esquina hay una cancha y los muchachos aprovechan la oportunidad para jugar, pero tranquilamente", dijo.

"Él ha sido deportista toda la vida. Siempre tenia su grupo de amistades, jugaban en diferentes canchas, y cuando las canchas empezaban a llenarse, se retiraban y buscaban donde hubiera más tranquilidad", señaló.

Don Antonio contó además que, antes de irse a jugar baloncesto, su hijo se despidió de él diciéndole "nos vemos orita".

"Ahora lo veré en un ataúd", expresó don Antonio lloroso al indicar que él se encargó solo de la crianza de sus dos hijos desde que ambos estaban en la escuela intermedia.

"Si puedo tomar la justicia en mis manos, lo voy a hacer. Que Dios me perdone", agregó con profunda tristeza justo antes de finalizar la conversación con el periodista Rubén Sánchez.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: