Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
2 de noviembre de 2013
Farándula
 

“Tuve una infancia que sentó unas bases sólidas para el ser humano que soy hoy”

La actriz y presentadora rememora su infancia y crianza en Guayama, a donde llega cada vez que su agenda se lo permite

 
De pequeña la anfitriona de Idol Kids Puerto Rico (Wapa), pensó que iba a dedicarse a la política. ( archivo)

POR ROSALINA MARRERO-RODRÍGUEZ / rosalina.marrero@gfrmedia.com

De no haber sido actriz, otro posible escenario para Karla Monroig hubiera sido la política, una actividad ideológica que le apasiona.

Las aspiraciones de su fenecido padre Roberto Monroig a la alcaldía de su natal Guayama la mantuvieron muy cerca de los procesos eleccionarios y del servicio comunitario, y hasta llegó a pensarse como candidata a algún puesto electivo.

“Cuando estaba en quinto grado estaba segura de que iba a ser política. Hacía debates políticos y los disfrutábamos muchísimo”, recordó la anfitriona de Idol Kids Puerto Rico (Wapa), quien también estuvo influenciada por el deporte del fútbol, ya que su progenitor fue presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FDF) entre los años 1975 y 1981.

Sus aspiraciones quedaron entre las memorias de su infancia y juventud en el pueblo brujo, a donde todavía llega cada vez que sus compromisos en la Isla se lo permiten.

“Todavía la política me apasiona muchísimo, pero debo admitir que estoy desconectada y que no estoy contenta con lo que veo en los periódicos ni de un partido ni de otro. Como pueblo, tenemos que unirnos, eso ha quedado demostrado”, afirma.

Hija de Roberto Monroig y Carmen “Cuca” Morales, esta pisciana nació en la urbanización Vista Mar; luego su familia se mudó a Green Hills y posteriormente a San Martín, donde aún reside su mamá.

“Tuve una infancia muy linda y muy feliz, una infancia que sentó unas bases sólidas para el ser humano que soy hoy en día”.

Su niñez se dio en los tiempos en que los niños y niñas jugaban libremente en las cercanías de la residencia sin tanta preocupación por la seguridad. Así recuerda “ir a pie” o corriendo bicicleta hasta las casas de sus amistades. También recogía los huevos en su propio patio.

“Los guayameses somos personas sumamente amigables, humildes de corazón, personas muy serviciales, dispuestas a ayudar. Recuerdo mucho de mi infancia, acompañar a mi papá a dar servicio comunitario en unos motor homes, a hogares de ancianos y de personas con pocos recursos económicos”, cuenta la actual residente de la ciudad de Miami, en Florida. Allí mantiene su hogar con su esposo, el cantautor Tommy Torres, y su primogénita Amanda Zoé.

Monroig se educó desde el prekinder hasta el cuarto año de escuela superior en la Academia San Antonio, y de allí salió hacia San Juan para estudiar en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

Entre los lugares que aún frecuenta, menciona la heladería china Rex Cream, “que es una cosa del más allá”, y el quiosco Sabor de mi tierra en Pozuelo, propiedad de doña Edna. “Allí las empanadillas de chapín son las mejores”, asegura la otrora Miss Borinquen Teenage (1995) y Miss Puerto Rico Petite (1999).

Como es común a través de la Isla, Guayama tiene sus personajes pintorescos.

“Recuerdo a una persona que veías por todo el pueblo, que caminaba con muchos llaveros y le decíamos Pichingo, pero al sol de hoy no sé cómo se llama”, relata mientras recordaba a otro que “nos pasaba por el lado y sonreía”.

Monroig vivió el estigma hacia las personas oriundas de pueblos fuera del área metropolitana, a quienes muchas veces se les identifica como “de la Isla”, como si Guayama, en este caso, no perteneciera a Puerto Rico tanto como San Juan.

“Los del área metro eran una cosa que hasta cierto punto nos hicieron ver que éramos clase aparte, pero lo que no sabían era que éramos una clase aparte superior”, puntualiza entre broma y en serio.

En la actualidad, la actriz percibe un Guayama distinto, quizás con menos contacto humano, producto del desarrollo, pero es el lugar por donde espera ver corretear a su hija como ella lo hizo junto con sus ocho hermanos.

“Pero todavía sigo disfrutando mucho cuando lo visito y todavía sigo considerando a Guayama mi hogar”.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: