Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
21 de junio de 2014
11:30 p.m. Seguridad
 

Una cita para matarlos

Mikel A. Arlequín es buscado como el supuesto autor de un doble asesinato que ocurrió en Cayey, en el que murió un menor. Mira el vídeo

 

Por Sandra Caquías Cruz / scaquias@elnuevodia.com

Al fugitivo Mikel A. Arlequín Sánchez se le imputa ser uno de los supuestos atacantes a tiros de un grupo de cuatro jóvenes, dos de los cuales murieron y otros dos resultaron heridos de bala. (Archivo)

GUAYAMA -  Hace poco más de un mes, Mikel A. Arlequín Sánchez citó a cuatro conocidos a un paraje solitario en Cayey. Pero en vez de completar lo que las autoridades piensan que iba a ser una  transacción de drogas y armas, Arlequín Sánchez y su primo la emprendieron a tiros contra los cuatro jóvenes, matando a dos e hiriendo a los demás.

El crimen ocurrió cerca de las 11:00 p.m. del pasado 1 de mayo en un paraje solitario  en la carretera PR-184, a la entrada del sector Las 300, justo en las inmediaciones del Bosque de Guavate, en Cayey. 

“Allí habría una aparente transacción de drogas y armas”, señaló el agente Domingo Pérez Santiago, uno de los que llegó a la escena. 

Describió que el lugar es poco transitado y estaba oscuro. Las viviendas de esa comunidad quedan retiradas del área de la escena. 

La investigación de la Policía, explicó el agente, apunta a que el grupo de jóvenes -víctimas y victimarios- se comunicaron por teléfono  y acordaron encontrarse en ese punto. 

Buscan a Mikel Arlequín Sánchez

Los dos supuestos atacantes llegaron en un auto Scion y lo estacionaron a orillas de la carretera. El cuarteto que fue atacado a tiros llegó en un auto Hyundai Elantra. 

Los cuatro jóvenes llegaron a la entrada de la comunidad y procedieron a hacer un viraje para colocar el vehículo en dirección hacia la carretera por la que había llegado. 

La investigación de la Policía apunta a que fue en ese momentos que  Arlequín Sánchez y su primo, Ivanerick Pérez Rosario, que supuestamente se había ocultado entre la maleza, la emprendieron a tiros contra el cuarteto de jóvenes.

El carro Hyundai Elantra tiene la mayoría de los impactos de bala en el cristal posterior y solo uno en la carrocería. 

Durante el ataque a tiros, dos de los que viajaba en el auto lograron salir y correr para ocultarse en el área boscosa. Uno cayó muerto en el pavimento. El menor del grupo murió en la parte trasera del auto.

Escena compleja. No obstante, las piezas de ese rompecabezas no comenzaron a caer en su lugar hasta la mañana del 2 de mayo, explicó el agente Pérez Santiago. La Policía llegó a la escena a la medianoche, luego que en el cuartel de Cayey recibieran una llamada de un supuesto tiroteo en esa apartada área de Guavate y en el cual  había un joven muerto. 

Al llegar a la escena la Policía se topó con un cadáver en medio de la vía de rodaje. Minutos  después recibieron una llamada en la que le notificaban que una persona herida de bala había llegado al hospital Menonita y que podía estar relacionada con la balacera. 

En la escena fue encontrado el cuerpo de Elliot Soto Collazo. Tenía cerca de ocho impactos de bala en diversas partes del cuerpo. 

Mientras la Policía investigaba esa escena, recibió información de que esa balacera cobró la vida de otra persona. Aunque realizaron una búsqueda en el área no encontraron el cadáver. 

A primeras horas de la mañana siguiente, poco después de las 7:00 a.m., la Policía recibió otra llamada en la que le notificaban que un auto con múltiples impactos de bala había sido abandonado en el sector Playita, del barrio Guardaralla, en Patillas. 

Al llegar hasta el vehículo, una nueva información le confirma que había un cuerpo a orillas de la carretera PR-179, la cual transcurre entre Guayama y Guavate. La sospecha era que se trataba del segundo occiso producto de la balacera ocurrida a medianoche. 

Efectivamente, el cuerpo de Jimmy Rodríguez Morales, de 16 años, se encontraba a orillas de la carretera PR-179. Tenía múltiples impactos de bala. Entre ese lugar y la escena de la balacera se llega en unos 10 minutos en un recorrido en auto. 

 Desde el crimen, Arlequín Sánchez recorre las calles del país. Las confidencias que lo ubicaban en el área de San Juan y pueblos circundantes a Patillas no han rendido frutos. La Policía tiene una orden para arrestarlo por dos cargos de asesinato, igual cantidad de tentativas de asesinato y siete cargos de violación a la Ley de Armas. 

La juez Elsie Ochoa, del Tribunal de Guayama,  le fijo una fianza de $3.1 millones. El  presunto compinche de Arlequín Sánchez, Pérez Rosario, fue arrestado pero está en la libre comunidad tras salir bajo fianza.  La vista preliminar en su contra está pautada para este martes 24 de junio.

La Policía destacó que Arlequín Sánchez, de 21 años, es peligroso y utiliza armas de fuego. “Según la inteligencia que tenemos, está involucrado en varios actos delictivos, trasiego de drogas y armas”, dijo el  director del Cuerpos de Investigaciones Criminales (CIC) en Guayama, inspector Diosdado Pérez Santiago.

El asesinato de Soto Collazo y Morales Rodríguez no era la primera ocasión en que Arlequín Sánchez tenía armas de fuego. La Policía informó que tiene expediente criminal luego que le fueron ocupadas varias armas en noviembre pasado. “Entendemos que ese caso estaba en proceso”, dijo inspector Pérez Santiago.

Operativo fallido

La última dirección que la Policía tiene de Arlequín Sánchez es en la calle Palacio, de Villa Palmeras, en Santurce.

El agente Pérez Santiago explicó que tras la fijación de cargos hubo un operativo para arrestar a Arlequín Sánchez y a su compinche. 

La Policía llegó a la residencia del joven en Santurce y, por medio de un familiar, logró contactarlo por teléfono. Éste le indicó que en una hora estaría en el lugar, pero no llegó. 

“La mamá alegó que se le bajó del carro y no pudo convencerlo a que se entregara”, dijo el inspector Pérez Santiago, quien señaló que ese día aparentemente estaba refugiado en un pueblo del área sur del país.

No obstante, esa gestión sirvió para dar con el paradero del compinche, quien se refugiaba cerca de la residencia de Arlequín Sánchez.

Durante esa intervención también lograron confiscar el auto Scion que utilizó el dúo de jóvenes la noche del crimen y que estaba registrado a nombre de Pérez Rosario.

“La información que tenemos es que aparentemente no ha salido de Puerto Rico”, dijo el jefe del CIC de Guayama. “Nos han informado que lo han visto por el bario La Mula en Patillas, de donde es su familia, pero hemos acudido y no logramos dar con él”, dijo el inspector. 

No obstante, aunque Arlequín Sánchez tenía residencia en Santurce, a menudo visitaba la residencia de sus familiares en pueblos cercanos a Patillas. Los hechos ocurrieron en Cayey. Los occisos son de Patillas y Arroyo. Los dos que sobrevivieron el ataque a tiros son de Patillas y Guayama. Utilizaron Cayey como punto de encuentro. 

“(Las víctimas) fueron allí porque ellos y los victimarios se citaron. Ellos son de un mismo grupo, donde víctimas vendían drogas a victimarios”, dijo el inspector.

En ninguna de las escenas relacionadas a este doble asesinato ocuparon ocuparon armas o drogas. 

Si tiene información sobre el paradero de Mikel A. Arlequín Sánchez se puede comunicar al (787) 343-2020 o a la División de Homicidios de Guayama, al (787) 866-2020, extensión 4032 o 4033.

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: