Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
24 de marzo de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Una época de más participación

La ciudadanía debe involucrarse en la gobernanza de sus países

 

Por Daniel Rivera Vargas / drivera2@elnuevodia.com

La ciudadanía tiene mucho que aportar para mejorar la sociedad y es necesario que lo haga, expresó Nazir Ahmad, uno de los conferenciantes invitados a la asamblea de la Fundación Agenda Ciudadana, que culminó el pasado martes.

Oriundo de Bangladesh, pero con oficinas en Virginia, Estados Unidos, Nazir tiene estudios en administración de empresas, una maestría de la Universidad de Stanford, colabora en varias organizaciones no gubernamentales y preside Giving Works, entidad que da servicios de consultoría.

Puerto Rico tiene una sociedad que encara serios problemas como falta de empleos, alta criminalidad y pobre uso de los recursos naturales. ¿Cómo usted prevé que diálogos comunitarios como los que fomenta Agenda Ciudadana nos ayudarán a encontrar las soluciones que se necesitan?

De diferentes maneras. Primero, pocas soluciones que sean permanentes van a llegar de arriba hacia abajo, así que los ciudadanos son parte de la solución. Si los ciudadanos no están involucrados en el diseño de la solución, no la implementan. Segundo, ciudadanos interesados buscarán saber más y traerán su energía y sus propios conocimientos, lo que a veces es difícil de obtener para el Gobierno o las empresas. Además, creo que estamos en una era de participación ciudadana, con más herramientas para obtener información, más interacción entre ciudadanos. Hay un reconocimiento de que la forma en que estamos estructurados al momento ha llegado a su límite. La gente usa tecnología a través de los celulares para conocer qué está pasando y para dar sus puntos de vista de qué se puede hacer. Creo que hay apertura de diferentes sectores de la ciudadanía de insertarse en esta discusión, en la que no todos tenemos la respuesta, pero que entre todos podemos buscarla. Así que eso es algo prometedor, pero se requerirá que la gente se mantenga comprometida.

Actualmente, la sociedad opera en gran medida con los de arriba, los que ostentan el poder, impulsando sus agendas. ¿Genuinamente, esto puede cambiar y crearse una forma más horizontal en la toma de decisiones?

No es fácil, pero es necesario. Los que ostentan el poder tienen una posición en ventaja y perspectiva, operan grandes empresas o el Gobierno, tienen una experiencia y perspectiva que muchos de nosotros no tenemos. Así que no es que la gente está en lo correcto y los políticos están equivocados, sino que es la interacción entre los dos lo que se necesita.

Ya hay ejemplos al respecto. Hace casi 20 años que Brasil separa una parte de su presupuesto para que sea administrado directamente por la ciudadanía. Esto permite a los ciudadanos decir: ‘Este es el dinero que tenemos, ¿cuál es el mejor uso que podemos darle?’. Entonces esto los lleva a tomar decisiones y establecer prioridades. Esto es algo que asambleas, consejos ciudadanos, parlamentos, cuerpos legislativos, gobernadores, alcaldes deberían hacer. La realidad es que tenemos que hacer más con menos, debemos ser más responsables ecológicamente, responsables éticamente, responsables financieramente. El reto es que en muchas sociedades los ciudadanos no quieren involucrarse. No debería ser lo que el Gobierno puede hacer solo, sino lo que nosotros podemos hacer cuando no es necesario el Gobierno.

¿Qué debe hacer alguien cuando se da cuenta de que debe convertirse en parte de la solución, que vivir en sociedad implica asumir responsabilidad?

Aquí los foros ciudadanos son importantes como catalíticos. Aquí es importante el rol de los medios. No se cambia la sociedad de repente. Hay que establecer islas de buen comportamiento, de buenas prácticas, de manera que sea contagioso, que lo podamos celebrar. También tiene que ver con el sistema educativo: no limitarte a qué sabes, sino cómo lo aprendes. Esto incluye la capacidad de aceptar fracasos. Ustedes tienen el beneficio de vivir en un área compacta, así que si algo bueno pasa en un área se puede copiar más fácilmente en otras. En esfuerzos de participación ciudadana es importante estar abierto a las ideas, aunque uno no las acepte porque nadie tiene el monopolio de las buenas ideas.

Sobre el monopolio de ideas, y atándolo a lo que discutió primero de que vivimos una era de mayor participación ciudadana, pienso en ejemplos como la primavera árabe. ¿Cuán importante es levantar las voces como sociedad para impulsar agendas de beneficio para país?

Es complicado responder, por lo siguiente: lo que necesitas es una gran gama de ideas, pero no uniformidad, hay que mantener un nivel de incomodidad. No hay que saberlo todo para moverse hacia adelante. En la primavera árabe hubo mucha gente que se sentía marginada, que se sintió suficientemente interesada, lo suficientemente esperanzada, que decidió participar del proceso, pero también sacudir el proceso. No es cada cuatro años con elecciones, sino que es algo continuo y eso es importante. Como parte del rol de la sociedad civil, no podemos delegar todo al Gobierno, hay mucho que debemos hacer los ciudadanos también.

Uno de los temas que usted trabaja es el desarrollo sustentable. ¿Cómo se armoniza la participación ciudadana con la protección del ambiente?

Creo que se ha hecho mucho. Para mí es importante ver cómo los ciudadanos se mantienen comprometidos. No se puede presumir que sé cómo atender los problemas concretos de aquí, pero les sugiero unas ideas. Primero, tenemos que hacer disponible información, qué está pasando en términos de energía, de manejo de desperdicios. En eso los medios tienen un rol importante, pero el Gobierno también debe hacer disponible esa información. Una vez sabemos qué es lo que pasa, entonces podemos discutir qué vamos a hacer. Ese es un primer nivel. El segundo es que todos usamos los recursos naturales, así que debemos tener responsabilidad cívica para decidir qué vamos a hacer en términos de nuestra comunidad.

¿Llegaremos a un punto de aceptación como sociedad sobre el manejo de nuestros recursos naturales en un futuro cercano?

Debes pensar a largo plazo, pero a sabiendas de que hay que establecer metas a corto y mediano plazo para llegar a esa visión de largo plazo. Hay que establecer esas metas intermedias, porque si no vendrá la impaciencia. Con esos logros a corto plazo viene una sensación de satisfacción y un saber de que vamos a llegar. Veinte años es demasiado. La gente debe ver fechas que son plausibles, entonces se vuelve teórico y vienen las ideas de que ‘alguien más lo va a hacer, yo voy a estar retirado’. Primero hay que establecer bien qué es lo que queremos y por qué no lo hemos logrado.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: